Reseñas Vida Gamer

Sacia tu sed de sangre con Code Vein

Si alguna vez alguien te dijo que los vampiros estaban pasados de moda, tenías dos opciones, enseñarles Code Vein, o diplomáticamente, clavarles una estaca en el pecho y convertir a esa persona en cenizas. Obviamente, el equipo de La Vida es un Videojuego escoge la primera (a regañadientes) y te traemos esta reseña para evitar posibles actos de violencia.

Lo sórdido convertido en obra de arte.

El primer vistazo que tenemos del juego es el de un ambiente posapocalíptico; el mundo ha pasado por un “gran colapso” que aniquiló a más de la mitad de la población. Y te preguntarás ¿Qué de bello encontramos en esto? Pues bien, hay dos respuestas, la primera son los paisajes, pues estos escenarios que se extienden a medida que avanzamos por el juego, cumplen con su cometido, vislumbrar lo que en antaño fue una floreciente civilización, a través de atardeceres que colorean las ciudades en ruinas, o transportarnos a submundos inquietantes en las mismas alcantarillas, que sí o sí, debemos recorrer, logrando una excelente ambigüedad entre la calma y la angustia. Y la segunda, los personajes, sacados de lo que podría ser una excelente serie si Bandai Namco se decidiera a lanzarla, así es, los héroes y villanos en esta aventura tienen una estética basada en el anime; que lamentablemente, se echa un poco a perder por fuera de los cortes de escena, mostrando inconsistencias en la iluminación de los protagonistas o careciendo de lipsing cuando hablan entre ellos.

La cereza del pastel, y punto muy importante en esta obra, es la música de Go Shiina, conocido por participar en juegos tan conocidos como Tekken y Ace Combat. Logrando convertir cada enfrentamiento en un evento épico, o, llevarnos a la tristeza absoluta con las piezas de piano que se proyectan cada vez que nuestros héroes recuerdan sus historias.

Un toque de estrategia en cada sablazo.

Si eres nuevo en el juego, es aconsejable no saltarse el tutorial, que, a decir verdad, se queda corto para explicarnos todas las mecánicas del juego, las cuales iremos aprendiendo rápidamente a medida que nos estrellamos contra el suelo. De igual manera, es significativo resaltar que nuestro protagonista puede ser personalizado al principio de la aventura, con una cantidad enorme de elementos cosméticos; incluyendo sexo, color de piel, de ojos, de ropa, etc. que ha venido creciendo con fechas especiales, como el Halloween o la Navidad.

Una vez inicia el viaje, nos encontramos en medio de un conflicto del que no tenemos idea, y así, a ciegas, nos encontrándonos con un juego exigente, pero no imposible, en donde, en vez de escoger una clase en específico para enfrentar al “miasma”, como sucede en los RPG, podemos cambiar entre ellas y aprender sus habilidades, llamadas códigos de sangre y dones, respectivamente, ofreciendo una variedad única para enfrentarnos a los enemigos. Además, al poco de empezar te darás cuenta que hacen falta solo un par de tajos para perder la partida, obligándonos a pelear con estrategia, ahorrando nuestra barra de aguante, esquivando y bloqueando los embates enemigos, para contraatacar después con fuerza.

Se nos pasó por poco hablarte del modo multijugador, y eso es porque a la larga no ofrece demasiado; es decir, te permite explorar los mapas con tus amigos y enfrentarte a los “perdidos”, haciendo la experiencia más enriquecedora, pero no pasa de ahí. Se lanza al traste una oportunidad de hacer Code Vein mucho mejor, pues no se ven atisbos de un modo PvP.

Drama, fantasía y violencia.

Es importante aclarar que las primeras horas de un juego son de vital importancia para engancharnos al mismo o alejarnos definitivamente. Así bien, Code Vein es de los que no son para todo el mundo, pues su historia se desenvuelve muy lentamente y va hilando todos los detalles a medida que avanzamos, lo cual lleva a que muchos jugadores se retiren del juego al poco de empezar, ya sea por la exigencia del mismo o porque no logran engancharse a los personajes. Sin embargo, si le das la oportunidad y tienes un poco de paciencia, encontrarás una aventura con los adjetivos que viste en el subtítulo. Y es que Bandai Namco se anotó un punto con el sistema de Vestigios, un tipo de coleccionable, que aparte de desbloquear habilidades nuevas, nos permite desentrañar el triste pasado de cada uno de los personajes.

Así que, si te gustan los RPG de acción; Code Vein es un juego que no puede quedarse fuera de tu biblioteca, llegando a tomar ciertas referencias de los grandes conocidos de From Software, pero arriesgándose a seguir su propio camino y acertando en el intento. No habiendo más por decir, toma un arma y evita que la Sed de Sangre se apodere de ti.

¿Has podido disfrutar este juego? Déjanos tu comentario aquí a bajo o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you, space cowboy…

Anuncios

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: