Reseñas Vida Gamer

Doraemon Story of Seasons, una obra de arte hecha videojuego

Hay historias que pueden generar en uno muchas sensaciones, desde la tristeza hasta la euforia y desde la locura hasta la paz. Pocas de ellas son las que se quedan en el corazón y sin duda, en mi caso, Doraemon Story of Seasons es una de ellas; gracias a Bandai Namco que sale con un título como este. Por tal razón, aquellos que pensaban que era uno de muchos, tendrán que tragarse sus palabras, pues es uno de pocos.

Una historia que no es para muchos.

Todos los conocedores de la serie de Doraemon saben el tipo de problemas en que se meten Nobita (el personaje principal junto con Doraemon) y sus amigos; pero todo cambia cuando llega el Gran Gato Cósmico y saca de su bolsillo la mágica solución para ellos… pero, ¿qué pasaría si por alguna razón, esta solución demorase en llegar?

Con una introducción pulcra y dinámica el juego nos muestra el tipo de aventura a la que nos enfrentaremos, y, como no quiero hacer spoilers de ningún tipo, sólo mencionaré que es grandiosa. Eso sí, tengo que aceptarlo, al ser un juego elaborado en un 90 % para el público infantil, el transcurrir de dicha historia es pausado y muy detallado; personalmente prefiero los juegos mucho más rápidos en ese sentido. Por ende, una cosa en la que podría mejorar este título, es en el hecho de la interacción temprana, ya que el jugador debe esperar mucho tiempo para poder empezar realmente a jugar.

Resumiendo el juego en pocas palabras, debemos descifrar la forma de resolver el problema en el que se metieron los personajes y encontrar los objetos mágicos del «gato robot azul», mientras damos nuestro mayor esfuerzo convirtiendo una pequeña granja desolada, en una sin igual.

El arte… sin palabras.

Si hay algo que me guste de los videojuegos es el arte presente en ellos. Pueden ser títulos pixelados o realistas, pero un diseño artístico bien logrado sube el nivel de cualquier juego.

Story of Seasons tiene un arte simplemente maravilloso, o sea, tengo que aceptarlo, se encuentra entre los videojuegos más hermosos que haya jugado. El efecto de acuarela que maneja es algo sin igual y presenta pequeños detalles que hacen que uno lo quiera seguir jugando: los peces nadando desprevenidamente en el agua, las olas del mar chocando con la arena o las hojas del cerezo cayendo a tierra (algo que por cierto, es bien japonés). El día y la noche así mismo, son extremadamente bien logrados, permitiendo que cada momento pueda resaltar.

También, las conversaciones estilo cómic con los movimientos de los personajes, logran una mezcla que permite pasar un momento muy agradable y feliz (esa creo que es la sensación que uno comienza a sentir).

Sin embargo, otro elemento con el que también quiero ser crítico, es que los personajes en el mapa no cambian nunca de facciones, siempre andan sonriendo y esto, en algunos momentos, es un poco extraño cuando las emociones son diferentes.

Por otro lado, tenemos la banda sonora, la cual es bastante tranquila y relajada, su sutilidad se mezcla con los efectos naturales presentes. No obstante, algunos sonidos son un poco repetitivos y en ocasiones pueden llegar a ser molestos (un ejemplo es cuando Nobita corta la madera o rompe las piedras).

Un gameplay pulcro y sin fallos.

Hay que notarlo, y es que no encontré ningún bug mientras jugaba. Esto es algo positivo en un videojuego, además que la posibilidad de que aparecieran estos errores es más baja que en otros títulos.

A su vez, los movimientos de los personajes son excelentes y elementos como la resistencia de estos, hacen que el título presente mecánicas muy interesantes (por favor, ¡que Nobita aguante un poco más después de trabajar!), por ejemplo:

  • El manejo de temporadas y la siembra de vegetales que sólo se pueden sembrar en dichas épocas.
  • Los horarios manejados por las diferentes tiendas presentes en el juego (el carpintero, el restaurante, la vendedora de insumos, etc.)
  • A lo largo del mes hay cierta clase de eventos en los cuales podemos participar.

Todos estos elementos juntos permiten que un videojuego sea rico no solo en historia, sino en los demás aspectos jugables.

En conclusión, Doraemon Story of Seasons es un videojuego infantil muy bien logrado, con un apartado artístico supremamente destacable, buen gameplay y alguna que otra cosa para mejorar.

Ahora, por todo lo anterior, aquí en La Vida es un Videojuego le queremos dar un (suenan los tambores):

Cuéntame, ¿qué piensas tú de este título? Déjame tu respuesta aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram.

Croatoan-9 offline.

Anuncios

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: