Curiosidades Vida Gamer

Cuphead, entre guerras e hipotecas

No puedo aplicarlo como regla general, pero es indudable que la mayoría de nosotros creció viendo televisión, disfrutando de los míticos Cartoons Cartoons y Nicktoons de Cartoon Network y Nickelodeon, respectivamente; caricaturas, que para nosotros son legendarias y que nos acompañarían entre los noventa y principios del nuevo siglo. Sin embargo, también disfrutamos de dibujos animados mucho más antiguos, entorno a personajes de la Warner y de Disney, como el mítico Bugs Bunny o el ratoncito Mickey, muchas veces sin saber que estas producciones actualmente están alcanzando más de 70 años, como el conocido corto Rabbit of Seville que fue estrenado el 16 de diciembre de 1950; así es, crecimos con caricaturas de la edad de nuestros padres o abuelos. Por tal razón, no es de extrañar que un juego con una estética centrada en estas antiguas animaciones se haya convertido rápidamente en el más aclamado, haciendo constantes referencias a todo lo que vimos en nuestros televisores de pequeños.

Si has llegado hasta aquí, sabrás que estoy hablando de Cuphead, uno de los mejores juegos de plataformas y shoot ’em up que se hayan hecho hasta la fecha, con una animación increíble y una dificultad persistente, que nos hará repetir una y otra vez cada escenario en el que nos adentremos. Así bien, este campeón se posicionó rápidamente entre las listas de juegos imprescindibles, con nuestros pequeños protagonistas, Cuphead y Mugman enfrentando a los más de 30 jefes que tiene el juego. Cabe resaltar, que estos dos hermanitos están basados en un personaje que aparece en una caricatura japonesa de 1936 llamada Evil Mickey Attacks Japan, un cortometraje que está lleno de propaganda belicista, algo muy común en las caricaturas del periodo de entreguerras.

Además, el desarrollo de Cuphead es la muestra de la pasión y el sacrificio, pues es sabido que los hermanos Chad y Jared Moldenhauer (sus creadores) tuvieron que hipotecar sus respectivos hogares para que esta obra fuera terminada tal y como ellos la habían concebido. Logrando en el proceso, que nos sea imposible separar nuestros recuerdos de esas caricaturas producidas antes de los 50, con música jazz que anima cada escenario y nos hace sentir como si los niveles estuvieran vivos, como si estuviéramos sentados frente al sillón de niños, viendo nuestro programa favorito, con el plus de ser nosotros quienes controlamos al protagonista.

Escena de Evil Mickey Attacks Japan.

Por consiguiente, si quieres sumergirte en un mundo literalmente caricaturesco, no te quito más el tiempo, pero si quieres saber más curiosidades del mundo de los videojuegos, visita nuestras otras entradas. También puedes dejarnos un comentario aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram, solo recuerda: no hagas tratos con el Diablo.

Calachoowie te dice, see you, space cowboy…

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: