Curiosidades Vida Gamer

FIFA 23: Estadísticas y táctica del AFC Richmond

Believe! Tras un par de años del estreno de la exitosa serie de Apple TV+ Ted Lasso, el equipo de fútbol ficticio que protagoniza la serie, junto a sus personajes icónicos y su estadio Nelson Road, hacen parte de FIFA 23.

Para que prepares tu idea de juego o sepas cuál es el nivel de los Greyhounds, te explicó las estadísticas de sus jugadores. También, al final, encuentras la táctica del entrenador y su secreto para el éxito.

Thierry Zoreaux (POR; 28 años; nivel 76; potencial 77):

Este canadiense es un portero sin lujos pero de garantías. Sus reflejos de portero son su mayor virtud (80) y sabe ninguna de sus habilidades en esa posición baja de 70. Aunque podría mejorar su salto (62) y su potencia (54), tiene fuerza suficiente para hacerse valer (74). Mide 188 cm y pesa 86 kg. Atajará lo suficiente para competir en la élite y habla francés con acento americano.

Ash Dixon (LD; 26 años; nivel 78; potencial 81):

Ojo con Dixon. Este lateral derecho tiene todo para rendir en su posición. Salvo el apartado de disparos (voleas 32; definición 60; precisión de cabeza 54; precisión de faltas 59; penales 47) y la fuerza (53), su nivel no baja de 61 en ningún apartado. Sabe defender bastante bien, enviar un balón a sus compañeros y brilla en el equipo por sus capacidades físicas (aceleración 84; equilibrio 88; potencia 81; salto 84; resistencia 83).

Isaac McAdoo (DFC; 26 años; nivel 80; potencial 83):

Este defensa es todo lo que se espera de un central clásico inglés. No le pidas salga con regates (48), que acelere mucho (56) o que tenga visión (48) para mandar un balón en largo (63). Sin embargo, manda balones con una potencia feroz (90), mete cuerpo con fuerza descomunal (89), propone un juego agresivo (85) y sabe hacer entradas (82) y barridas (79) ante cualquiera. Cobrará un penal de manera excelente (86) y puede entregar un balón al pie en corto (68). No lo hagas enojar.

Jan Maas (DFC; 28 años; nivel 77; potencial 77):

A diferencia de su compañero de saga, Maas propone un estilo diferente de defensa. Sabe hacer entradas (78) y barrerse (75) con diligencia, así como poner una imponente fuerza (88) y agresividad (82) cuando hace falta, pero su gracia está en tener una salida con control de balón (71), regatear (65) con una velocidad (72) y aceleración (67) más decente. Que sus 193 cm y 90 kg no engañen a nadie, pues este es un defensa holandés puro. Eso sí, no sabe contar un chiste.

George Goodman (LI; 29 años; nivel 79; potencial 79):

El lateral izquierdo del equipo es un buen hombre. Como Dixon, Goodman sabe cumplir, siempre que no esté a cargo de voleas (34) o de definir frente al arco (41). Aparte de eso, de su fuerza (59) y sus penales (53), todas sus estadísticas están por encima de 60. La manera en la que centra (82) y pone curva al balón (86), así como su capacidad para acelerar (82) hasta llegar a velocidad punta (84) y resistir (83) todo el partido lo hacen un lateral y futbolista digno de cualquier partido.

Sam Obisanya (MD; 22 años; nivel 81; potencial 88):

El joven nigeriano no solo es una gran persona, un protector de su país y un excelente amante (guiño), sino también la promesa del equipo. Salvo atajar, hace TODO bien. No tiene ninguna estadística por debajo de 62, número que le merecen sus lanzamientos de falta, que es su peor apartado, seguido de sus voleas (64) y su precisión de cabeza (64). De resto, hace lo que le pidas: pasa el balón (79), controla (80), entra al rival (73) y define frente al arco (73). Todo lo consigue con una aceleración (90) y velocidad (88) espectaculares, unos buenos centros (81) y una compostura (82) que lo vuelve decisivo en partidos difíciles.

Moe Bumbercatch (MC; 25 años; nivel 79; potencial 82):

Moe es el box to box que necesita cualquier equipo inglés típico en su mediocampo. Si bien le cuesta definir (58), no sabe cabecear (49), pegar voleas (46) ni meter mucha fuerza (49), lo contrarresta con unos excelentes pases cortos (85), un buen control de balón (82) y una aceleración (88) y velocidad (8/) que dominarán el centro de la cancha. Es ágil (85) e intercepta balones (78) cuando hace falta. Lo verás en todos los momentos del partido.

Roy Kent (MCD; 40 años; nivel 83; potencial 83):

No te dejes engañar por su edad, porque Roy Kent is every fucking where! No existe un mejor capitán en Inglaterra que este guerrero de mil batallas. Más agresivo que nadie (95), resiste todo el partido (86) y se barre (85) en cualquier charco. Mantendrá la calma con una compostura (81) de veterano. Pasa muy bien el balón en corto (83) y solo hay que lamentar su mejorable precisión de cabeza (52) y su otrora mejor aceleración (53). Nadie luchará el partido como él y verlo rendirse menos probable que verlo sonreír. Su gruñido (99) es el mejor del universo XD.

Colin Hughes (MI; 26 años; nivel 78; potencial 76):

Este galés es un zurdo que se adueña de su banda. Juega en ese sector y hace muy bien su trabajo. Más que un definidor (54) o cabeceador (41), destaca por mandar buenos centros a los delanteros (78), entrar al área con buenos regates (83) y mantener una aceleración explosiva (86). Tiene una buena agilidad (80), unos reflejos competentes (78) y un equilibrio luchador (78). No es el protagonista, pero hará su trabajo bien.

Selhurst Park, estadio del Crystal Palace, hace la veces del Nelson Road Stadium en la serie. Curiosamente, Palace y Richmond son equipos rivales en ese universo.

Jaime Tartt –doo, doo, doo, doo, doo, doo– (DC; 24 años; nivel 84; potencial 91):

Les presento a la estrella del equipo. Siempre que logres calmar su ego, Jaime tiene el nivel para cambiar un partido en cualquier momento. Mientras no le pidas defender (sus habilidades defensivas están por debajo de 28), hará cualquier trabajo entre bien y excelente. Define (86) como un crack, tiene potencia (90) para disparos lejanos (85) y regatea de lujo (88). Tiene la compostura (84) para un momento difícil y los lanzamientos de falta (90), así como los penales (89) son su espacio dulce. Nade le faltará a la hora de coger el balón. No olvides que una personalidad arrogante esconde miedos y que hace falta ganarse su admiración. Necesita gente que lo guíe bien.

Dani Rojas (DC; 26 años; nivel 82; potencial 83):

Football is life! ¡Mi hermano! A tanto temperamento británico le hace falta un buen latino, que entienda que el fútbol, más que deporte, es vida. Rojas no sabe defender (parecido a Tartt, todo lo tiene debajo de 29), pero define (83) muy bien y tiene una volea (90) asesina. Acelera (85) con rapidez hasta alcanzar una buena velocidad (82) y tiene agilidad (82) y reflejos (81) para lo que haga falta en el área. Regatea (84) y controla el balón (82) para dominar pequeños espacios y se coloca (84) en donde lo necesitan. Eso sí. evita llevar a tu perro al estadio, porque Dani tiene un disparo potente (85) y llorará si algo le pasa a un animal por su culpa.

Bonus: Richard Montlaur (MCD; 27 años; nivel 77; potencial 77):

No podía faltar el francés del equipo. Montlaur es un mediocentro juicioso que hace la labor de suplente estrella. Hará un buen partido en cualquier lugar del campo, siempre que no le pidas rematar de cabeza (52) o de volea (58). El resto de sus habilidades de campo superan el 60. Merece unos minutos de vez en cuando.

Otros suplentes:

Tanaka Roberts: DC; 29 años; nivel 78; potencial 78.

Dejon Cockburn: DC; 27 años; nivel 75; potencial 75.

Ozzie Kukoč: MD; 22 años; nivel 75; potencial 82.

Joe Reynolds: DFC; 31 años; nivel 76; potencial 76.

Ugo Babatunde: DFC; 30 años; nivel 75; potencial 75.

Tom O’Brien: POR; 27 años; nivel 75; potencial 78.

Emmanuel Winchester: DFC; 26 años; nivel 76; potencial 78.

Y finalmente… Ted Lasso (Entrenador; 47 años; irritante: 99; creyente; 9999):

De los entrenadores no hay estadísticas, pero no podía faltar un espacio para hablar del Wanker de Richmond. Este estúpido vaquero perdido sabe callar bocas, sacar sonrisas y eliminar silencios. Al principio, quizá pensaba que el fuera de juego era lo que sucedía cuando el balón salía del campo, pero ahora nadie duda de su capacidad de liderazgo.

Su equipo suele salir al campo con un 4-4-2 clásico, que tiene un estilo defensivo equilibrado, con anchura (51) y profundidad (51) balanceadas.

Intenta atacar como hacen los equipos del fútbol americano: balones largos y pases dirigidos en el último tercio del campo. Mantiene una anchura balanceada en ataque (51) y busca un equilibrio de jugadores dentro y fuera del área (3), incluso en saques de esquina (3) y faltas (3).

Eso sí, su secreto te lo dije apenas empecé el artículo:

Cree…

Déjame tu comentario aquí abajo o en FacebookTwitter e Instagram.

AndyalHabla – What is the downside to eating a clock? It’s time-consuming.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: