Los recuerdos que tengo asociados a la Navidad siempre giran entorno a los videojuegos, tal vez, porque ellos estuvieron siempre ahí, en cada celebración.

Desde las consolas que me prestaban mis primos o amigos, o el PlayStation One que compró mi papá en una ganga y que terminó siendo una PolyStation (una historia bastante triste, lo sé), hasta las amanecidas disfrutando un nuevo videojuego, ya sea solo mientras me comía la natilla, los buñuelos y el pernil que había sobrado, o junto a mi mamá, ya que mi papá aunque estaba en casa, no estaba con nosotros. Y aunque no todas la Navidades llegaron con nuevos videojuegos, o fueron completas en muchos sentidos, confieso que aún me emociona un poco esta época, tal vez por recordar lo bien que la pasaba tanto destapando un juego nuevo como disfrutándolo durante horas y horas.

Y esa precisamente esa bonita sensación la que deseo que muchos de ustedes puedan experimentar esta noche, cuando en familia rodeen el árbol de Navidad para abrir los regalos. Aunque con esto no me refiero solo a las consolas, videojuegos, accesorios o figuras de colección, sino también a ese regalo de estar junto a las personas que más quieren.

De mi parte y de la de todo el equipo queremos darles las gracias, su presencia y apoyo ha sido sin duda alguna uno de los mejores regalos que hemos recibido este año. Asimismo, desde lo más profundo del corazón queremos desearles una ¡FELIZ NAVIDAD!

Celebren con alegría y por supuesto, con moderación.

¡@SoloSoyUnGamer offline!

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.