Reseñas Vida Gamer

Reseña Aquila Air: El valor de los detalles

Muchas veces en la vida vamos ahí andando como si nada, cuando de repente algo pequeño sucede y nos hace pensar sobre algo más grande. O también nos pasa que estamos acostumbrados a realizar un montón de cosas y dejamos seguir de largo algo minúsculo. Jugando nos suceden mucho estas dos situaciones, como que eso que tanto nos gusta hacer a veces suele ser muy automático y no pensamos en que podemos estar más cómodos al jugar o tener mejores herramientas.

Por ejemplo, mi experiencia probando el nuevo mouse gamer de VSG fue así. Estaba acostumbrado a mi ratón normal, el de siempre, que funciona y ya. Pero, por qué no tener algo mejor, por qué no poder ser más preciso, sentirme más cómodo e incluso verme más pro. Los detalles tienen un montón de valor en nuestras vidas y jugando también están presentes, Aquila Air quiere que prestemos atención a ellos y que nosotros seamos los que adaptemos nuestro ratón a nuestras horas de juego y no al contrario. Así que arranquemos…

Estas son las piezas con las que viene el Aquila Air

¿Es una obra de arte?

VSG nos dice que el Aquila Air «no es un mouse, es una obra de arte«. Pero, ¿lo es? Cuando llegó la caja a mi casa la verdad era que no sabía nada de su diseño o por qué era la nueva locura que nos quería presentar VSG. Al abrir la caja de inmediato me di cuenta. Este ratón se une a la reciente línea de carcasas agujeradas, que para un tripofobico sería un dolor de cabeza, pero que a primera impresión impacta y piensas: «esto pinta bien». Saqué todos los demás elementos con los que viene y trae una carcasa intercambiable lisa, a la antigua, además de una pieza con unas pequeñas tuercas de metal, que después supe que eran los pesos ajustables. No esperé más y lo conecté a mi computador…

Al ponerlo no me había percatado que su cable era muy genial, ligero, como si fuera un cordón y bastante largo. La siguiente reacción fue ver sus luces, según las especificaciones son más de 16 millones de colores, no los he terminado de contar pero seguro están por ahí cerca. Además, el efecto que da la cubierta agujerada y las luces se ve muy cool, poder apreciar el esqueleto del mouse se siente diferente y le da un toque de distinción. Luego leyendo las instrucciones vi que se pueden adaptar la frecuencias de las luces, hacer que roten, que parpadeen, que funcionen solo cuando haces clic y demás.

Incluso puedes crear hasta cinco perfiles con el software en el PC, no solo para escoger el tipo de efecto en las luces, sino también en las demás especificaciones del ratón, como el DPI y los botones auxiliares. Todo se veía muy bien, porque si no te gustan los agujeros, las carcasas son intercambiables y fácilmente puedes poner la lisa y quedarte con la que más te guste. Además, VSG nos ofrece siete skins adicionales en azul, rojo, verde, amarillo, naranja, rosa y morado que podemos adquirir por aparte.

En este punto Aquila Air ya es por lo menos una obra, le falta el arte.

Aquila Air tiene iluminación RGB con 16 millones de colores

¡A jugar!

Pasado el show de luces y quedarme con la carcasa agujerada, veamos los detalles que muchas veces ignoramos y por los que vale la pena comprar un mouse gamer: fluidez y precisión.

Confieso que este Aquila Air hizo todo lo que pudo por mí. No soy el jugador más crack del mundo, así que lo único que no puede hacer es darte manos para ganar. Su sensor PMW3389 cumple siempre, no tiene fallos mayores y puedes moverte con agilidad, hacer movimientos bruscos e incluso si lo levantas un poco y lo mueves al caer en la superficie, va a funcionar. Eso sí, al ser un sensor óptico lo mejor es que tengas un pad, porque lo probé sobre el vidrio y aunque sirve, no lo hace con la misma precisión.

Pero como esta es una historia de detalles que se suman para crear algo grande, el sensor no sería nada sin la ayuda de los skates de teflón. Tiene cinco, cuatro están en las esquinas y uno en la mitad redondeando al sensor. Además, en la caja vienen los repuestos. Esto permite que el movimiento sea mucho más firme y que sea todo un trabajo en conjunto, porque incluso en el vidrio el mouse no se resbalaba solo y se sostenía.

Pasemos al DPI, que es una parte importante. Aquila Air permite que lo adaptemos entre 400 y 16.000, un panorama amplio. Podemos programar hasta siete frecuencias y en el software del computador hay la opción de cambiar las predeterminadas, creando incluso perfiles para usarlos en diferentes juegos y no tener que estar cambiando cada vez que pasamos de un MOBA a un shooter, como en mi caso que lo probé jugando League of Legends, después en Halo y luego en Valorant. Estos perfiles los movemos con los botones adicionales, sin necesidad de abrir el programa.

VSG nos dice que los switch OMRON son casi eternos, que podemos dar 20 millones de clics y seguirán ahí firmes. Tampoco he llegado a contarlos, pero cuando estamos jugando se siente la comodidad en ellos, que los puedes oprimir hasta el fin del mundo y van a sobrevivir contra pandemias o avispas asesinas. Aunque debo confesar que ya en el uso normal del mouse, fuera del juego, por momentos son un poco rígidos.

El cable y el peso

Quise dejar estos dos puntos a parte porque ayudan mucho a la experiencia del juego. El peso del mouse es de 60 gramos para la versión mate y 61 gramos para la brillante, algo que está en el promedio actual de los alta gama y en especial de los agujerados, que además de ser estéticos, buscan aligerar cargas. Pero la pieza de peso que nombré al inicio, que duré un tiempo en entender su función, en verdad que es algo muy bien pensado…

Este mouse busca personalizar la experiencia, que tengas un mouse adaptable a lo que necesitas y no que sea al contrario. El peso adicional tiene 12 piezas magnéticas de 1.6 gramos cada una, por lo que en total le puedes añadir al ratón 22 gramos más. Pero, pero, pero. Estas pequeñas partes se pueden quitar, así que te da la posibilidad de jugar con ese peso extra y poner solo cinco de ellas o diez o lo que quieras. Tú adaptas todo. Esto sí, marca la diferencia. Aunque personalmente preferí jugar y trabajar sin ellas, ya que las horas en el computador por estos días son más largas y era mejor una carga menor.

¿Y el cable? Es algo que cierra este cúmulo de detalles para tener un mouse ligero, que solo se preocupe por ser preciso y dejarte jugar, sin enredos y sin cosas extras en las que debas estar pensado. El cable es invisible, al ser casi un cordón ni lo sientes, es como si tuvieras un ratón inalámbrico, además es extenso (mide 1.8 metros) y aguanta los golpes de la vida, incluso en nivel 2020.

Detalles no tan chéveres

Fue difícil encontrarle aspectos negativos a este Aquila, porque en el gameplay funciona bien y si lo predeterminado no te sirve, lo cambias y ya está. Pero si hay algo que no se puede cambiar es tu mano dominante, y aquí si quiero hablar específicamente del mouse que pude probar. Solo funcionaba para los derechos, porque tiene un diseño que se adaptaba a esa mano, un zurdo no podía cogerlo y utilizarlo de la misma manera era incomodo. Por eso, si lo quieres debes tener esto en cuenta y fijarte para no sufrir como Ned Flanders.

Además, yo tuve el mouse blanco brillante, que se ve muy bonito, pero que tras largas horas de uso se va a ensuciar mucho y debes estar limpiándolo seguido, porque se va a notar y ahí ya no se va a ver tan genial. Me pasó en todas las partes del ratón, tanto en los botones como en los costados.

Conclusión

VSG quiere imponerse y entregar un mouse de alta gama que vaya más allá del juego, donde funciona muy bien y no te va a dejar colgado en alguna partida. Tiene los mejores elementos del mercado actual y por eso su precio quizás te pueda asustar. La edición brillante cuenta $239.900 y la versión mate $219.900 (pesos colombianos), pero ten por seguro que hay calidad para que saques provecho de todo ese talento, algo que ya ni el Aquila Air puede hacer por mí.

Pero además de eso, te vas a encontrar con una experiencia personalizable, compras un ratón, pero puedes tener múltiples versiones de él, con el peso, con los cambios en el DPI, en las tasas de sondeo, sus luces, en el diseño y color de las carcasas y creando perfiles para que se adapte a cada situación.

Es importante darle valor a los detalles, nuestra experiencia puede ser siempre mejor y jugar más cómodos. Por eso creo que VSG no miente con Aquila Air y nos presenta una obra de arte, su obra de arte gamer.

Antes de que te vayas, aquí de dejo las especificaciones del mouse:

  • Tipo de sensor: Óptico
  • Sensor: PMW3389
  • IPS: 400
  • Interruptor + durabilidad: Omron – 20 millones de click
  • Distancia de despegue: 1 milímetro
  • Peso (Sin cable): Acabado mate 60g. Acabado brillante 61g
  • Peso ajustable: Sí, hasta 22 gramos.
  • Dimensión: 66x120x42 milímetros.
  • DPI máximo: 16.000.
  • Niveles de DPI predeterminados: 400/800/1200/2400/3200/6400/16000.
  • Conectividad: Alámbrico USB 2.0.
  • Cable: Trenzado – 1.8 metros.
  • Tasa de sondeo: 125/500/1000 HZ.
  • Aceleración: 50G.
  • Iluminación: RGB 16.8 Millones de colores (10 efectos).
  • Sistemas operativos compatibles: WIN 7/8/10 | Linux | Mac
  • Skates de teflón: 100% puro

Bueno hasta aquí llega esta reseña, espero te haya gustado y te sirva como a mí, que estaba pensando en cambiar el mouse de toda la vida. ¿Cómo te pareció el Aquila Air? Déjame tu respuesta más abajo en los comentarios y quédate muy pendiente de nuestro FacebookInstagram o Twitter porque… ¡VAMOS A SORTEAR UNO DE ESTOS!

¡@Jdrios7, good game!

Un comentario

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: