Curiosidades Vida Gamer

Así fue el millonario robo a Microsoft

Es muy probable que conozcas las tarjetas prepagadas para meter saldo a tu cuenta de Xbox, esas que una vez un conocido malandro se llevó de un almacén y te las ofrecía a mitad de precio, pero se le olvidó de que si no son activadas en caja, no sirven para nada.

Pues esas mismas tarjetas han protagonizado un robo por más de ¡10 millones de dólares! Eso en plata colombiana son más de 37 mil millones de pesos, eso es mucho pero mucho billete. Pero bueno, dejemos de soñar con tener toda es plata y ya vamos al grano con lo que te iba a contar.

Pues sucede que estas tarjetas vienen con un código en su parte posterior y ese código se traduce a dinero, con estas tarjetas puedes comprar juegos, software en general y hasta computadores en algunos sitios, ya que estos elementos son usados como bonos en algunos comercios, así que con un código de $50 USD, puedes llegar hasta comprar el mercado del mes, eso claro si la tienda de la esquina los llegará a recibir.

Corría el año 2017, Volodymyr Kvashuk, una joven promesa de la computación, logró conseguir un puesto en Redmond (las oficinas principales de Microsoft) donde fue asignado a la sección de E-commerce, más exactamente al departamento de testeo, allí él simulaba compras fraudulentas con tarjetas falsas, proporcionadas por la misma Microsoft y así verificar donde podrían existir glitches o bugs y luego reportarlos.

Un día, trató de simular una compra de una de estas tarjetas prepagadas, cuando ¡Oh, sorpresa! ¡El código era real y funcional! Así que podría generar de ahora en adelante códigos ilimitados cada vez que él quisiera, con propósitos de solamente verificar que la plataforma funcionará correctamente. (͠≖ ͜ʖ͠≖)

Pues como sospecharás a este muchacho se le dañó el corazón, obviamente no empezó con tarjetas de 100 morlacos, pero si con de 10 dólares cada dos días, luego que una de 20 y así sucesivamente, luego la avaricia consumió su alma y pues llegaron las tarjetas de más alta denominación. Según el FBI, para el momento de su captura, Volodymyr, habría generado al menos 152.000 tarjetas fraudulentas, todo esto durante aproximadamente dos años, que según la calculadora de mi celular, son más o menos 208 gift cards generadas diariamente.

A este muchacho le falto robar un banco a lo Payday

Y pues todas estas tarjetas sumadas generan la cantidad que te comenté más arriba, pero cómo hizo para convertir estos códigos en dinero constante y sonante, pues el peladito este, creó un plan casi infalible, primero desarrolló un programa para automatizar su robo, para no cansarse el pobrecito. Sí, el protagonista de esta noticia es supremamente inteligente, incluso dentro de la oficina, se le conocía por hablar de que él crearía “the next big thing”.

Ahora bien, Volodymyr se unió a un par de páginas donde podía vender estas tarjetas a un precio un poco más bajo, para que fueran rápidamente compradas, además los pagos se hacían en bitcoins, para que no existiera rastro de estas transacciones. Prácticamente era el crimen perfecto, quedaba muy bien ante los jefes tras hacer tantas verificaciones y ganaba mucho dinero con la venta de las mismas.

Pero pues de tanta avaricia se le rompió el saco, ya que luego de su primera venta de $27,848 USD, unos 105 millones de pesos colombianos, publicó en estos sitios que podría aumentar su volumen de distribución y fue allí cuando este castillo de naipes cayó.

Luego de que la plataforma verificará que este perfil había tenido ventas por más de 7 millones de dólares se empezó a realizar una investigación, y pues ellos creían que había detrás de todo esto una mega corporación criminal, que tal vez había robado un camión lleno de tarjetas, pero muy lejos de imaginarse que el cerebro detrás de este enorme robo, era un muchacho de poco más de veinte años.

Pero no solo la plataforma sospechaba, Microsoft también estaba realizando investigaciones, ya que el tráfico de compra de tarjetas se había incrementado hasta un 100%, lo que hizo que empezarán a sospechar igualmente, pero todo siempre de actores externos y sin siquiera pensar que todo era un trabajo interno.

Mientras duraban las investigaciones, Volodymyr depositaba en el banco casi un millón de dólares mensualmente, todo esto bajo la fachada de bitcoins comprados cuando en Colombia, el dólar esta a mil quinientos pesos, y pues que con la subida de valor, pues ya era multimillonario. Durante este tiempo el jovencito aquel ya había comprado un Tesla Modelo S ($ 100 mil dólares), una casa ultra moderna ubicada en un exclusivo sector del Lago Washington. ($ 1.6 millones de dólares) y pues ya estaba contando con la compra de un bote para dominguear en el lago.

Otro elemento que hizo caer a Volodymyr, fue el vencimiento de estos códigos, pues con tantos que sacaban al día, muchos de ellos empezaron a fallar, con mensajes que decían que el código ya fue reclamado o que no era válido, incluso que el código había sido robado. Esto puso en alerta a los compradores que incluso se comunicaron con Microsoft para alegar que la compra había sido verificada y que ellos no habían robado nada.

Y ahora llega el giro cinematográfico, Microsoft en unión con Fraud Investigation Strike Team (FIST por sus letras en ingles) contrató a Andrew Cookson, un investigador privado especializado en estos fraudes con más 15 años de experiencia, que además trabaja con nada más y nada menos que con Scotland Yard’s, prácticamente el Liam Neeson de la vida real.

Y después de varias investigaciones internas, ejecutando programas a lo CSI, dieron con el responsable. Luego de ser increpado Volodymyr, solo aceptó que había reclamado algunas para comprar juegos y películas, para verlas con su novia, pero que no fueron más de 600. ¡Ah qué tal! Poquitas nada más. Obviamente fue despedido, pero el proceso jurídico no pararía aquí.

Luego de varios meses, los investigadores se dieron cuenta de que su vida de lujos no había parado, pues con todo ese dinero ahorrado como no, se fue de vacaciones a Hawái, presumía de su Tesla rojo y vivía la gran vida, con nuevo trabajo por supuesto. Esto llevó a los oficiales a realizar un cateo a su casa, donde encontraron la siguiente nota:

Carta a mano escrita por Volodymyr

Y pues como estoy casi seguro que no hablas Ucraniano, te comentó que allí se muestran como gastará otros 10 millones, como por ejemplo una casa de 4 millones en Maui, otra casa en las montañas, un yate, un hidroavión y una casa en Cali, esa última si le va a salir barata.

Además de la nota, encontraron un viejo computador y muchas memorias USB, con códigos de Xbox, haciendo muy fácil su judicialización, ya que en estos viejos equipos es muy sencillo rastrear los movimientos del usuario (por eso siempre actualiza tu equipo y navegador). Todas estas pruebas hicieron que en febrero del año pasado, Volodymyr Kvashuk, fuera encontrado culpable de lavado de dinero, robo de identidad y fraude electrónico y postal, así como la presentación de declaraciones de impuestos falsas. Con una condena de 9 años de cárcel, además luego de que su condena terminé será deportado a Ucrania y deberá pagar una multa de $ 8.3 millones de dólares.

Y para finalizar, te dejo con lo último que dijo el acusado antes de ser llevado a prisión: “Simplemente me dejé llevar por la oportunidad de convertirme en millonario instantáneamente”. Ahora dime, ¿tú que harías si tuvieras esa oportunidad? Déjame tu comentario aquí abajo o en FacebookTwitter e Instagram.

@Relict King – #SOSColombia

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: