Reseñas Vida Gamer

Glyph, imaginación y sencillez en una esfera

Actualmente nos encontramos en una época grandiosa para los videojuegos, pues la tecnología nos permite disfrutar desde entramados fotorrealistas con una gran cantidad de mecánicas, hasta la agradable sencillez, donde la jugabilidad y propósito principal del juego penden de pasar un buen rato, divirtiéndonos y admirando los paisajes. Así bien, el juego que nos atañe entraría en esta última categoría, un título desarrollado por Bolverk Games para Nintendo Switch y Microsoft Windows. Por lo tanto, hoy La Vida es un Videojuego te trae la reseña de Glyph.

La belleza en lo agreste

Debo resaltar que el apartado artístico del juego es donde más gana puntos, pues los escenarios muestran una naturaleza agreste y hermosa, que busca ser explorada por un pequeño escarabajo mecánico que se enrolla en forma de una bolita que nos recuerda a la morph ball de Metroid. Además, que entre los mecanismos y paisajes se encuentra una estética egipcia muy consistente con toda la obra en general. En consecuencia, el mundo estará lleno de ruinas sumergidas entre las arenas, que rememoran un poco a Journey. A su vez, la música del juego, acorde totalmente con el paisaje, ameniza la exploración y asegura que pasemos horas dando brincos de un lado a otro para conseguir nuestros objetivos.

Un poco de Samus, un poco de Sonic

En torno a la jugabilidad, Glyph nos llevará por caminos que hemos recorrido antes, o que, para el caso, nos resultarán familiares. Por ejemplo, nos recordará títulos como Sonic 3D Blast, pues controlamos a un escarabajo que anda enrollado en forma de esfera, tal y como lo hacía el erizo en aquel juego. Sin embargo, la perspectiva es en tercera persona, por lo que podremos controlar la cámara para dar tumbos de una forma más precisa, explorando los escenarios mientras rodamos de un lado a otro. También es importante resaltar que, si juegas en un computador, el juego es compatible con un mando, lo que te facilitará de gran forma las piruetas que nos veremos obligados hacer.

Nuestro pequeño protagonista debe recolectar monedas en cada nivel y unas llaves que le permiten abrir la puerta final. Como es de esperarse, hay niveles en los que recibirás mejores recompensas si terminas más rápidamente, como hay otros, en donde no tendremos un temporizador, pero sí mapas más grandes y con más recovecos. Para realizar esto, contamos con diferentes habilidades que giran en torno al color que tiene nuestro glifo, es decir, cuando estamos rodando sobre el suelo tendremos un brillo naranja, que nos indicará que tenemos un salto, y una vez lo hagamos, se apagara el brillo hasta que de nuevo toquemos el suelo. También dispondremos de plataformas que nos darán un brillo azul, que, combinado con el primero, nos permitirá hacer un doble salto (convertido en triple usando el rebote). Finalmente, podremos desenvolvernos de forma efímera y sacar nuestras alas para alcanzar lugares que se encuentren aún más lejos. Así que llénate de paciencia, pues salirte de los circuitos y tocar la arena desnuda destruirá a tu escarabajo, haciendo que debas iniciar el nivel de nuevo.

Tomate un respiro y déjate llevar

La parte de cuál es la trama el juego te la debo por ahora, pues el código suministrado por Bolverk Games es el de un juego que aún está en desarrollo. De hecho, varios de los elementos de la interfaz y tutoriales no se podían leer y tuve que sortear el juego por instinto, aunque no es difícil. Glyph es un juego de esos en que la sencillez de sus mecánicas termina siendo un punto a favor de él, pues otorga diversión y belleza en los primeros minutos de iniciar el título. Puede ser algo repetitivo, pero definitivamente, es una mecánica que, si bien hemos visto antes, logra reinventarse, logrando que el estudio danés no nos dé un mal juego.

Ahora cuéntame, ¿le darás la oportunidad a esta tierna morph ball? ¿Conocías otro juego con esta mecánica? Déjame tu respuesta aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram. Quién sabe, tal vez haga una pequeña nota extra cuando pruebe el juego en su versión final.

Calachoowie te dice, see you space cowboy…  

Nota del editor: Reseña elaborada con una copia digital de Glyph (aun en desarrollo) para Steam, proporcionada por Bolverk Games.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: