Reseñas Vida Gamer

Babylon’s Fall, una caída directa a la decepción

Antes de comenzar esta reseña debo hacer un pequeño disclaimer. Antes de jugar el juego estaba muy emocionado, confiaba en que PlatinumGames –los mismos creadores de Bayonetta y Nier: Automata– iban a brindar un buen producto, y que no se dejarían llevar por el tamaño al crear un nuevo juego como servicio; tal como pasó con Marvels’s Avengers y Outriders. Lastimosamente, debo decir que estaba equivocado. Babylon’s Fall tiene problemas en múltiples apartados. En sus tres pilares fundamentales, la historia, la jugabilidad, y el arte, hay fallas y errores que muy seguramente ya no se pueden enmendar, pues son problemas de diseño y no de despliegue.

Una torre sin estructura y sin fundamento

Desde que comenzó mi aventura para escalar la enorme Torre de Zigurat nunca tuve muy claro por qué razón lo hacía, los motivos de mi personaje siempre se sintieron vacíos y banales. Comenzando nuestra historia, nos muestran que nosotros, los Centinelas hemos sido capturados por el imperio de Babilonia,esclavos a su servicio, y en contra de nuestra voluntad somos equipados con el Ataúd de Gideon.

A lo largo de nuestras horas de grindeo, nos presentan distintos motivos o razones por las cuales debemos escalar la Torre, recuperar nuestra libertad, curar una extraña enfermedad, descubrir la verdad sobre los Centinelas, acabar con cierto tipo de enemigos, y como no, salvar el mundo. Todas razones que nunca se terminan desarrollando y solo terminan siendo maneras de mantener al jugador enganchado y buscando un motivo real.

Un combate con potencial desperdiciado

Las mecánicas que presentaron en muchos de sus tráilers fueron el punto de venta para mi, se veía como un hack-and-slash nuevo, fresco, y con una presentación impecable. Presentaba un combate muy similar al de Godfall pero le daba su propio toque y eso para mi fue demasiado emocionante. Cada Centinela cuenta con un Ataúd de Gideon, una pieza de armamento que nos permite invocar dos ataques especiales que consumen una barra de stamina, la cuál se regenera con el uso de ataques ligeros y pesados. Babylon’s Fall cuenta con las típicas armas que uno esperaría en un juego de fantasía, espadasmartillosarcosvaras y escudos hacen parte del repertorio y permiten la creación de múltiples builds al combinarlas con el Ataúd.

Expectativa

Todo bien hasta ahí, el problema radica en que el núcleo de jugabilidad del juego no aporta motivos para dar rienda suelta a todas estas habilidades y armas que se nos ofrecen. La cantidad de daño que nos hacen los enemigos no es significativa y cada pelea se puede solucionar con solo oprimir el botón de ataque pesado. Después de un par de horas todo se siente igual; entra al nivel, corre por el pasillo, acaba con la ola de enemigos, acaba con el boss, continúa al siguiente nivel. Y es tan similar el diseño de ataques de los enemigos, las arenas, y los niveles, que en sólo unas cuantas ocasiones somos presentados con algo distinto como escalar una montaña o algún boss con diálogos decentes.

Realidad, solo spamear un ataque y hacerle daño a una esponja

En cuanto al multijugador tengo serias dudas. Posterior a pasar el tutorial, somos presentados con un hub muy similar al de otros juegos como Monster Hunter: World o Destiny, un sitio donde encontrar items y jugadores que nos puedan ayudar en nuestra aventura. No obstante, el tener compañeros en el party (o el no tenerlos) no cambia en nada nuestras misiones; solo altera que tan rápido terminaremos un nivel al poder hacer más daño conjunto por segundo. Asimismo, muchos de los jefes de misiones no proporcionan un reto interesante y sólo son esponjas de daño que tienen un set de movimientos corto y muy predecible. Así que, no estoy del todo seguro si nunca fue planteada la idea de aumentar o restar el número de enemigos de un área, dar nuevos ataques a los bosses, o modificar los puntos de salud de estos con base en cuantos jugadores hay en el party.

Una calidad de sonido y arte escalofriante

Si, Babylon’s Fall es un juego de fantasía oscura. Dolorosamente, este juego carece de un apartado gráfico decente para el día de hoy y tiene una mezcla de sonido que deja mucho que decir.

Quiero comenzar hablando del sonido y de la música, todo lo que compone el grupo de efectos de sonido (pasos, ataques, uso de habilidades, explosiones, etc) carece de rango dinámico y suena siempre demasiado encima del jugador. Nunca logré experimentar el peso o la fuerza de nuestros ataques incluso con armas gigantescas, y tampoco pude sumergirme en los niveles porque los ambientes no me transmiten nada; y aquí también entra la música.

El compositor encargado de Babylon’s Fall es Hiroshi Yamaguchicompositor líder de Bayonetta y arreglista de Super Smash Bros. Ultimate-, y la orquesta encargada de tocar la música y grabarla fue la Sofia Session Orchestra -The Witcher, The Lighthouse, FB: The Secrets of Dumbledore y AC: Odyssey-. Considero que tanto Yamaguchi como la Sofia SO tienen un nivel y una calidad impresionante, pero algo me hace pensar que aquí se repitió la historia de Doom Eternal, el compositor escribió una música increíble pero el departamento encargado de hacer la mezcla la ultra-comprimió y la dejó sonando toda igual. Digo esto porque después de nada más una hora toda la música sonaba exactamente igual y mi cerebro no hacía más que ignorarla, al igual que los efectos, la música carece de carácter, peso e importancia narrativa (todo esto dentro del juego).

Ahora el apartado gráfico
Yo no soy diseñador y mucho menos artista. Pero Babylon’s Fall tiene un problema y es que se ve como un juego que habría salido en algún punto de los lanzamientos de la Xbox 360 o la PS3, y para hoy los estudios ya cuentan con la suficiente tecnología y recursos como para poder crear un juego que tenga características de la última generación. En todo momento hay una especie de “lienzo al óleo” superpuesto sobre la imagen que intenta simular que todo está pintando pero no hace más que estorbar y generar cierto tipo de impurezas visuales que lo sacan a uno completamente de foco y onda.

Conclusiones

Babylon’s Fall es un juego que carece de alguna característica memorable, salvo sus fallos. Tiene una historia vacía que no logra captar la atención ni consigue evocar algún tipo de ganas por descubrirla. Por $60 no logra mostrarlos y le falta mucho para ser un juego digno de ese valor. No obstante, presenta un combate novedoso, pero se queda corto al no saber explotarlo ni desarrollarlo. Adicionalmente, posee un apartado artístico exageradamente básico y poco interesante que no logra captar la grandeza del mundo presentado.

Aún así, guardo la esperanza de que en el futuro puedan arreglar muchos de sus fallos y que esta idea pueda tener un desenlace distinto. Hasta aquí esta reseña, y hasta aquí las aventuras en Babilonia. Y tú, ¿qué opinas de este juego? Recuerda dejar tus comentarios aquí o en nuestras redes de FacebookInstagram o Twitter.

@Itssquirrel – ¿Cuál es la música de la vida? Silencio, hermano.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: