Reseñas Vida Gamer

Mario Strikers: Battle League, jogo bonito y furia en un mismo juego

Hace mucho tiempo, cuando era joven y bello, muchos de mis amigos solían visitar mi casa porque era el compañero con la PlayStation 2, por ende, las reuniones para hacer tareas terminaban en partidas competitivas frente a la pantalla. Uno de los juegos que por aquel entonces disfruté demasiado con ellos fue FIFA Street, un título en el que el jogo bonito destacaba en la cancha y los supertiros estaban a la orden para reventar el balón contra la portería, incluso podías embestir a tus rivales de las peores formas sin esperar una falta a cambio. Todos estos recuerdos revivieron gracias al reciente juego lanzado por Nintendo para su consola híbrida, que, si bien tiene otras dos entregas, su servidor apenas recientemente conoció el violento y divertido mundo del fútbol en Mario Strikers: Battle League.

Un estética genial y brutal

Como bien acabo de decir, no tuve la oportunidad de jugar otros Strikers en el pasado, por lo tanto, esta reseña la abordaré como si fuera un juego totalmente nuevo, porque para mí lo fue. Así bien, en el apartado gráfico no he encontrado ninguna mella; los escenarios básicamente son canchas localizadas (tampoco es de esperarse más), que nos recordarán diferentes paisajes del mundo del fontanero, como el Castillo de Lava, la Mansión Terrorífica, la Jungla Impenetrable (Donkey Kong), la Colina del Champiñón o el Castillo Real. Todos estos estadios se ven increíbles, con gran atención al detalle, además que se juega en las dos canchas a la vez, pues cada mitad es representada por un equipo, ya que un portal dimensional une estos mundos en un solo escenario.

Conjuntamente, las animaciones están muy bien cuidadas, cada personaje corre, patea y ataca de una forma distinta, lo que destaca la personalidad de cada una de las figuras que controlamos. También quiero destacar la animación en los hiperchutazos (ya saben, chutar=patear en España), debido a que cuando haces esta técnica se mostrará una cinemática del personaje pateando con todas sus fuerzas, con una estética tipo comic que les agrega fiereza a los protagonistas mientras chutan, cambiando la animación según quien lo haga, lo cual provoca diferentes efectos en los jugadores rivales a los cuales el balón toca.

Agrega ahora a esta mezcla la música realizada por Chad York y Darren Radtke, los cuales han participado anteriormente en otros títulos de Nintendo como Luigi’s Mansion 3, Luigi’s Mansion: Dark Moon, Metroid Prime: Federation Force y la anterior entrega de Strikers, Charged Football. Por lo que musicalmente encontraremos canciones que nos pondrán a tope de adrenalina, usando guitarras afiladas con sonidos tipo heavy metal y rock, para mantener la emoción y el salvajismo de cada encuentro.

Furia, precisión y juego sucio

Mario Strikers: Battle League es un juego de deportes, basado específicamente en el fútbol sala, en donde se enfrentan dos equipos de cinco contra cinco. Las reglas básicamente son las mismas, el que haga más goles al final del partido (de 3, 4, 5 o 10 minutos) se lleva la victoria. A su vez, la forma de jugarlo no difiere mucho de otros títulos de fútbol, con un botón aceleras (ZR), con otro puedes tirar a puerta (A), con otro pase aéreo (Y), con otro pase raso (B), etc., pero, a partir de aquí es que Nintendo pone su marca a este divertido juego.

Primero centrémonos en la precisión, el título compensa mucho esta forma de jugar. Por ejemplo, si calculas bien cada pase y cada tiro, oprimiendo y soltando el botón en el momento justo, los pases serán más rápidos y los tiros más potentes. De igual forma, cuando defiendes tu portería no hay infracción que valga, debes quitarle el balón al rival de cualquier forma y la más fácil es golpearlo (Y), por ende, también puedes hacer entradas cargadas, en donde verás un indicador que denota la fuerza de la barrida, por tanto, si sueltas el botón justo cuando este indicador se llene, esta será más fuerte y cubrirá más terreno, además de robarle instantáneamente el esférico a tu rival. Por otro lado, es posible driblar a tus atacantes con un solo botón (R), pero si lo oprimes justo antes de que hagan contacto contigo, tu jugador recibirá una bonificación corta de velocidad, perfecta para acomodarte, rebasar rivales y <<chutar>> a puerta.  

Sumado a esto, tenemos objetos traídos directamente de Mario Kart y con funciones muy parecidas, que les harán la vida más difícil a tus contrincantes:

  • Champiñón: Aumenta mucho la velocidad de quien lo usa unos instantes.
  • Bob-omb: Se lanza a la dirección escogida y explota en área.
  • Cáscara de plátano: Si la tocas resbalas y caes.
  • Caparazón verde: Una vez lanzado sigue en línea recta y rebota en los bordes de la cancha esperando encontrar de frente a una víctima.
  • Caparazón rojo: El favorito de muchos, pues persigue a los rivales para hacerlos caer.
  • Estrella: Te vuelves invencible, tus atributos mejoran y aparte de eso, derribas a quien te toque.

Para conseguir los power-ups, solo debes tocar los bloques con el signo de interrogación, pero debes saber que solo puedes agarrar los que son multicolor o los que poseen el color de tu equipo. Estos últimos son conseguidos cuando te golpean sin poseer el balón, pues el público se molesta y tiende a procurarte una ventaja; situación que sucederá a la inversa si te la pasas golpeando a todo el mundo a mansalva.

Otra mecánica que me encantó fue la de los Hiperchutazos, la habilidad especial que nos recordará a Capitán Tsubasa (Supercampeones para los Millennials), el cual es un tiro poderosísimo que puedes ejecutar cuando agarras un orbe en medio del campo (atento aquí porque ambos equipos pueden hacerse con ellos y solo aparecen de a uno a la vez). Ahora bien, para ejecutarlo deberás cargar al máximo un tiro a la cancha, esto hará que aparezca debajo de tu jugador un indicador de fuerza, si logras ajustarlo de forma perfecta, tu tiro será imparable y no habrá portero que valga, pero si fallas aquí, habrá oportunidad de detener el tiro. Aun así, este tiene tal fuerza que los rivales que se interpongan en medio de él sufrirán diferentes consecuencias dependiendo de quién patee. Además, si llegas a anotar, este gol sumará dos puntos al marcador.

Poca variación mucha diversión

De igual forma, cada equipo estará conformado por cinco jugadores, el primero de ellos es el portero, el cual es un Bum Bum para ambos contrincantes y realiza su función de forma automática. Los otros cuatro jugadores pueden ser escogidos entre Mario, Luigi, Bowser, Peach, Rosalina, Toad, Yoshi, Donkey Kong, Wario y Waluigi; cada uno con sus propias estadísticas, ventajas y desventajas. Consecuentemente, es muy importante seleccionar a aquellos que se adapten a tu estilo de juego para garantizarte la victoria, incluso puedes tener en un mismo equipo a varios Yoshi y Toad, ya que estos destacan por su juego en equipo. Al mismo tiempo, con las monedas ganadas en cada partido puedes comprar partes de armadura, las cuales aumentan y disminuyen determinados atributos, lo cual te puede ayudar a mejorar la función de un personaje a costa de sacrificar otro desempeño.

Por otro lado, Mario Strikers dispone de diferentes modos de juego, que nos prometen varias horas de diversión según tu preferencia:

  • Partido libre: Es el encuentro estándar para uno o varios jugadores, en donde puedes editar cada opción que consideres pertinente.
  • Copas: Su nombre lo indica, son pequeños torneos con mecánica de eliminación doble. Una vez obtengas todas las primeras podrás jugar en el Modo Galáctico, donde la dificultad aumenta considerablemente.
  • Club Strikers: Aquí podrás crear tu propio club o unirte a uno con hasta veinte miembros, ya sea para disputar partidos amistosos con ellos o para clasificarte enfrentándote a otros clubes.

Poder y jogo bonito

Strikers es un juego pensado absolutamente para jugar de forma competitiva o para sacarse varias carcajadas con los amigos, por ende, sus modos de juego tienden a eso. Su curva de dificultad es progresiva y lo notas cuando juegas una a una las copas y luego pasas al Modo Galáctico, pues aquí toca gastar moneditas para mejorar atributos porque ya empiezas a sentir la presión del otro equipo, además que jugar usando los pases y tiros perfectos requiere paciencia y práctica.

Mario Strikers: Battle League promete horas de diversión, especialmente si logras dedicarle tiempo con amigos. De hecho, no pretende ir más allá, no hay más personajes por desbloquear, ni canchas nuevas, ni modos de juego. Por lo tanto, para algunos se quedará corto al poco tiempo y para otros se convertirá en un título obligado para jugar con las visitas. De cualquier forma, la he pasado genial anotando golazos y haciendo faltas como si no hubiera un mañana.

Hasta aquí la reseña, antes de ir a romper balones con un tiro de tigre o uno con chanfle respóndeme, ¿ya has probado el título? ¿Cuál es tu personaje favorito? ¿Ya te uniste al Club de la página (LVEUV)? Déjame tus respuestas aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you space cowboy…

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: