Reseñas Vida Gamer

Reseña SD Gundam Battle Alliance, 43 años de historia en un videojuego

Como pudiste leer en el título de esta reseña, Mobile Suit Gundam lleva con nosotros desde 1979 como serie animada, en cuanto a juegos es un poco más reciente, pero desde esa época ha puesto a soñar a chicos y grandes, con manejar un Mecha o robot gigante.

Ahora bien, de la calidad del anime no tenemos ninguna queja, mientras que de los juegos anteriores a Battle Alliance, digamos que prefiero jugar Cyberpunk 2077 sin parches en una PS4 Fat. Y es que el último juego que se llevó elogios fue Gundam Battle Assault 2, un juego del 2001 que salió para la primera PlayStation y ni siquiera es un action rpg, es un juego de lucha.

Por lo que los fans estábamos algo preocupados de como llegaría ser SD Gundam Battle Alliance y pues te adelanto que puedes respirar tranquilo, Bandai Namco ha sabido leer las quejas del desastroso New Gundam Breaker y ha realizado un excelente juego, como todo en la vida tiene sus peros, pero no te adelanto más y mejor comencemos ya con esta reseña.

«La historia es como un vals interminable»—Mariemaia Barton, Gundam Wing (1995)

Después de un pequeño tutorial de como luchar, somos enfrascados en una de las historias más locas que he podido jugar. Obviamente, no te voy a dar spoilers. Aunque con tanto enredo, no podría dártelos si quisiera. 

El personaje que manejamos y Juno Astarte (una programadora de GR Corps) son trasportados al G-Universe, una especie de dimensión alterna. Allí se corrigen los Breaks, anomalías temporales donde un Mobile Suit (MB a partir de ahora) de cierto lugar en la línea del tiempo, termina llegando a otro momento en la historia, puede ser pasado o futuro, esto hace que se creen ramificaciones o cambios totales en la historia.

Así que nuestro deber es viajar a todos estos breaks y para esto utilizaremos un sistema de carpetas o directorios, donde se irán generando las batallas. Algo que no me gustó, es que a pesar de que somos “un policía del tiempo” todo se soluciona destruyendo el MB principal de cada misión.

Esperaba un poco más de variedad en las misiones u objetivos secundarios, pero más allá de buscar algunas cajas que tiene objetos coleccionables, solo estarás luchando.

«¡La victoria es el mayor tributo que podemos rendir a aquellos que sacrificaron sus vidas por nosotros!»—Gihren Zabi, Mobile Suit Gundam (1979)

Puestos en pie de lucha, tenemos más de 60 MS para escoger, aunque tampoco es que los tengas desde un principio a todos disponibles, a medida que avances en los directorios, cada nuevo personaje aliado que aparezca en tu ayuda, se unirá luego a tu equipo y podrás usar su MS o usarlo como compañero. También hay MS que se desbloquean encontrando los planos.

En todos los escenarios encontrarás estos contenedores naranjas, con solo tocarlos (no tienes que golpearlos), encontrarás tanto Capital, la moneda del juego, como materiales, y planos para nuevos MS. Algunos te pedirán hasta 7 diferentes planos y obviamente hasta que no los consigas todos no lo liberarás.

También tenemos tres tipos de MS, los Sharpshooter, robots especializados en el ataque a distancia, tienen poca vida, así que ten cuidado al acercarte a los enemigos. Los Infighters, por otro lado, tiene bastantes puntos de salud y son especiales para el combate físico, eso si, su ataque a distancia es muy deficiente. Si quieres algo equilibrado entre estos dos, utiliza un All-Rounders, estos robots tienen muy buenos aspectos tanto en el melee como con las armas de fuego.

No olvides tampoco usar tu acción de rol, cuando pulses L2 más triángulo, ejecutarás un poder especial que, según tu clase, te recargará las balas de tus armas o no dejará que los enemigos te hagan retroceder. Y si estás siendo golpeado, pulsa rápidamente: cuadro más equis, esto romperá el combo enemigo y podrás atacarlo mientras se restablece.

«Haz lo que quieras, como quieras.»—Heero Yuy, Mobile Suit Gundam Wing: Episode Zero (1997)

Es momento de personalizar tu MS, y para esto necesitarás Capital, y como fan de los JRPG, te cuento que hace mucho no conocía un juego que fuera tan tacaño con la experiencia. Derrotar un enemigo básico te dará unos 40 a 50 de Capital, y para subir 20 puntos de vida vas a necesitar más de 3000, por lo que siempre estarás por debajo del nivel recomendado de las misiones.

Haciendo que tengas que rejugar un par de niveles anteriores, antes de continuar con la historia, esto supone un grindeo repetitivo, ya que no hay mucha variedad en el gameplay y con la ausencia de misiones secundarias, conseguir Capital se limita a jugar o vender algunas piezas que no usemos.

Antes de continuar, te tengo que advertir algo. Las estadísticas que ves en el MS al reclutar un nuevo piloto, (la foto a tu izquierda) son exclusivas para cuando este NPC lo maneja, si te gustó el Gundam Exia Repair II de Setsuna F. Seiei y lo quieres manejar pensando que tendrás 1870 de PS y 524 de ataque. Te cuento que esto no es así, cuando lo utilices tendrás un MS en nivel 1, con 508 PS y 204 de Melee. Tendrás que gastar mucho para llegar a ese nivel y como no lo tienes desde un principio, todo lo gastado en tu primer Gundam se perderá.

Continuando con la personalización, podrás equipar hasta tres diferentes piezas a tu robot, esto te ayudará a tener mejores estadísticas y las que no necesites, ¡véndelas!, ese Capital extra te puede ahorrar bastante tiempo de grindeo.

«El mundo te pertenece tanto como tú perteneces al mundo.»—Lacus Clyne, Gundam SEED (2003)

Finalmente, te voy a contar un par de cosas que me encantaron y otra que odie con mi alma. Empecemos con lo malo, ¡este juego no tiene pausa!, si tienes que ir al baño o te llaman a comer durante una batalla, o te aguantas la ida con el regaño correspondiente o abandonas la partida, perdiendo todo tu progreso.

Estando en modo online lo entiendo, pero estoy jugando la campaña en solitario y aun así no hay forma de pausar, lo más grave es que el juego tiene un temporizador de misión, así que si te logras esconder en algún sitio sin enemigos, pero te demoras en regresar igual vas a perder la misión. La única solución es apagar la consola y ponerla en modo reposo, pero hacer esto tan seguido creo que es perjudicial para ella.

También no te hablaré del modo online, ya que está más muerto que Krillin en Dragon Ball, estuve 40 minutos en la pantalla que ves más abajo, además me tocó reiniciar el juego, puesto que no puedes regresar luego de que inicie la búsqueda de partida online. Asimismo, intenté hostear una partida, pero nadie se unió. 🙁

Algo que si me pareció del carajo, es que puedes subir tu propia música para usarla como banda sonora, solo tiene que tener una USB, crear una carpeta en la raíz llamada “SDGBAMUSIC” (sin las comillas por si acaso) y allí poner todos tus álbumes en MP3. Eso si, solo podrás agregar 93 canciones y cada una reemplazará otra canción de la banda sonora, así que no vas a tener una lista de reproducción, sino que cambiarás una a una, lo que quieras escuchar en el menú, la pantalla de mejoras o las opciones.

Finalmente, Haro, el robot que aparece en muchos de los juegos y animes de la franquicia, sigue siendo tan espectacular como siempre, su voz y sus chistes lo hacen el mejor personaje del juego, me hubiera gustado que tuviera más protagonismo, pero con solo verlo en pantalla me hace muy feliz.

Y hasta aquí esta reseña, como pudiste leer, el juego cuenta con sus altas y bajas, gráficamente se ve genial, incluso en PS5 tiene Ray-Tracing (no al nivel de Control), pero está presente. Su música también está al nivel de lo que ya conocemos en la serie animada, así que por todo esto se lleva un 7.5. Algo de variedad, le hubiera dado una nota más alta, pero Bandai ha sabido como dirigir la franquicia y este juego es una mejora exponencial a su antecesor.

Gracias por leer hasta aquí y ahora cuéntame, ¿eres fan de la serie Gundam? ¿Desde cuándo la estás viendo? Déjame tu comentario aquí abajo o en FacebookTwitter e Instagram.

@Relict King – Hail to the King.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: