Curiosidades Vida Gamer

Infecciones mortales a las que hemos sobrevivido

En estos días, enciendes la televisión y las noticias te llenan de pánico entorno al COVID-19, luego abres el Netflix y descubres que el top de películas más vistas en el país tiene que ver con pandemias mortales, zombis y un tipo con discapacidad intelectual que te hace llorar desde la primera toma, finalmente abres tus redes sociales y te refugias en memes que también hablan de la problemática, pero que te esbozan una sonrisa cada vez que deslizas el dedo hacia arriba en la pantalla. Por tal razón, como parte del equipo de redacción de La Vida es un Videojuego (es como estar por encima del bien y del mal, como cuando usaste el código Konami por vez primera), he tomado la decisión de seguir explotando este tema coyuntural. Así que, si venías buscando un refugio para alejarte del coronavirus, lamento decepcionarte, pues hoy te presentaré las infecciones más letales que han asolado a los videojuegos.

Virus-T y Virus-G.

Entonces bien, iniciemos esta lista con un clásico, el afamado Virus-T de Resident Evil. Este fue liberado en la Mansión Spencer a modo de vendetta por el científico James Marcus, quien sobrevivió a un intento de asesinato. En poco tiempo los residentes de la mansión sufrieron los síntomas de la enfermedad, en donde se evidenciaron ataques de ira seguidos por actos de canibalismo. Con el tiempo empezarían a aparecer campistas muertos por desmembramientos y mordidas a las afueras de la ciudad más cercana, Raccoon City; de igual manera, debajo de esta, se encontraba un laboratorio de la Corporación Umbrella, en este, serían asesinados un grupo de soldados de la empresa, quienes llevaban consigo cepas del Virus-T y Virus-G (una variante más potente del anterior), por consiguiente, sus cuerpos serían devorados por ratas junto con las muestras, las cuales propagarían rápidamente la infección por toda la ciudad, ocasionando la carnicería que muchos conocemos.

Patógeno HK.

Siguiendo el mismo itinerario de nuestro anterior brote, encontramos al Patógeno HK, conocido por sus entregas en el juego Dead Island, y es que ¿cómo podemos mejorar unas vacaciones en una isla tropical del Océano Pacífico? Sencillo, agregándole zombis. El modo de propagación de este galán es el mismo que en otras obras; transmisión por medio de fluidos corporales, es decir, una mordida (o un lametazo, si es que te gusta el gore). La infección se da a pocas horas luego de estar expuesto y el virus termina matándonos prácticamente, pero mantiene nuestras funciones motoras e instintos más básicos, entre ellos el miedo, la ira y un hambre persistente. Su principal diferencia con nuestro anterior candidato es precisamente su procedencia, el Patógeno HK es una mutación/mezcla del VIH con kuru; lo curioso de este último, es que realmente existió, siendo una enfermedad neurodegenerativa que afectó a los miembros de una tribu nativa de Nueva Guinea, quienes se comían el cerebro de sus muertos en los rituales funerarios y ahí debo detenerme porque me ha dado bastante asco.

Cordyceps.

Es el patógeno anterior el que me hace recordar a otro, que en poco tiempo se convirtió en el favorito de quienes disfrutan los juegos centrados en apocalipsis zombis; el Cordyceps es un tipo de hongo parasitario que existe en la vida real, suele infectar insectos, cambiando su comportamiento para volver más eficiente la propagación del mismo en el cuerpo de la víctima. En consecuencia, a los desarrolladores les cautivo tanto su forma de propagación y el control que el hongo ejerce sobre el portador, que nos pusieron en una situación donde el Cordyceps muta, infectando a los humanos, convirtiéndolos en caníbales irascibles despojados de cualquier rastro de humanidad. De igual manera, su transmisión se da principalmente por la mordida de un infectado, pero, se llega a explorar el concepto de las esporas, logrando encontrar en el juego personas arrinconadas totalmente consumidas por el hongo, que sale por cada parte del cuerpo su desgraciada víctima y libera esporas para buscar un nuevo huésped.

Parasito de las Cuerdas Vocales.

Y hablando del control que puede llegar a generar el agente infeccioso sobre sus víctimas, es imposible no mencionar en esta lista al Parásito de las Cuerdas Vocales de Metal Gear Solid V. Este aparece en el juego, matando en cantidades alarmantes a los miembros de nuestra Base Madre, sin saber qué medio de infección utiliza, pues cuando el huésped muestra síntomas, es tarde para hacer algo, teniendo una horrible muerte, donde los pulmones del portador son consumidos desde dentro. Esto significa que, en la mayor cantidad de tiempo, el parásito se desarrolla sin levantar alertas y es imposible detectarlo, porque toma la forma de nuestras cuerdas vocales. Pero, lo que nos compete es la mutación que recibe el parásito en las etapas finales del juego; este campeón, logra cambiar la química del cerebro del huésped, buscando que su víctima se comporte a su voluntad, volviéndolo agresivo al punto de provocarse heridas a sí mismo o a otros, cambiando el olor de la sangre a fruta madura y dándole unas ganas enfermizas de salir al aire libre, esto atraerá a un nuevo vector, aves, que buscarán comerse los cuerpos infectados y llevar el parásito a nuevos lugares (simplemente aterrador).

Veneno Verde.

Para finalizar la lista, te pondré en el contexto de nuestro último gran asesino: noviembre, Estados Unidos, temporada de compras y viernes negro. Asimismo, un grupo terrorista libera una cepa mutada del virus de la viruela llamada “Veneno Verde” en grandes cantidades de dinero en efectivo, sabiendo que este se movería sin control por causa de la sociedad de consumo y llegaría a matar a millones antes de que el gobierno llegara a hacer algo; en solo cinco días el país colapsa, el pánico se toma las calles y la única ley que impera es la de matar o morir. Si bien, no es un juego centrado en zombis, sí deja al descubierto que nuestra sociedad se ha vuelto más frágil a medida que avanza, que los principales enemigos de nuestra humanidad son precisamente esa complejidad y el miedo subyacente en cualquier crisis.

Y hasta aquí la lista de infecciones mortales en videojuegos, sé que se han quedado varias por fuera, pero quería hablar de las más representativas y curiosas. Sé de igual manera, que quedarse en casa durante tanto tiempo es una experiencia que solo quienes crecimos jugando videojuegos tenemos capacidad de hacer sin mayores inconvenientes; gracias a años de preparación, nuestros cuerpos atléticos, forjados en miles de batallas y aventuras, esperaban su momento; ahora puedo reclamarle a mi madre que estoy salvando el mundo y que todos estos años frente a una pantalla eran mi entrenamiento. Así que no desfallezcas, pues hemos sobrevivido a peores infecciones.

Si conoces otras infecciones mortales o quieres hablar sobre estas, déjame tu comentario aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you, space cowboy…

Anuncios

Un comentario

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: