Reseñas Vida Gamer

Haven, un juego convertido en refugio

No te ha pasado que a veces, tienes un poco de tiempo libre y quieres aprovechar para descansar, piensas en encender tu consola y relajarte un poco, te encuentras con la decisión de qué juego poner; en tu cabeza contemplas la idea de un competitivo, o el RPG al que ya le llevas dedicando tiempo y se encuentra en un momento dramático, o tu shooter favorito, lleno de acción que no se detiene. Sabes que no quieres cargarte más, a pesar de tener el tiempo para jugar, por lo que estas opciones no serían las adecuadas. Aquí encontramos el motivo y la razón principal por la que no te puedes perder Haven, un videojuego desarrollado y distribuido por The Game Bakers, para PlayStation 4, Nintendo Switch, Xbox One, Microsoft Windows, Xbox Series X y PlayStation 5.

Origen, un planeta lleno de belleza

Así bien, decides jugar Haven, y lo primero que salta en la pantalla es una cinemática preciosa, llena de vida, que te muestra a los dos protagonistas, Yu y Kay. Al poco tiempo, podrás controlarlos y empezarán tus primeros “pasos” en el fantástico mundo de Origen. Quiero aclarar que usé las comillas hace un rato porque los personajes no suelen caminar, se deslizan a través de los hermosos escenarios, en donde la hierba de las praderas se abre a tu paso, a medida que exploras este planeta. Sin embargo, a pesar de la belleza de los paisajes, estos suelen tener una estética muy parecida a lo largo del juego, además, en el caso de la animación de los personajes, que, si bien está muy lograda y ambos protagonistas son bastantes apuestos, sus movimientos son torpes en los cortes de escena, además que la expresión de sus caras se pierde mucho.

Por otro lado, la música estuvo a cargo de Danger, un excelente músico francés (al igual que este juego), que logra darnos un estilo único, transportándonos a esa galaxia con tecnología futurista donde se desarrolla la historia. La musicalización, en su mayoría electrónica, llena de sintetizadores y mezclas, alcanzan a colmarnos de emoción, nostalgia, miedo y amor, los principales sentimientos que quiere transmitirnos Haven. En definitiva, una obra de arte.

La ventaja de las cosas simples

En el aspecto jugable, podemos clasificar a este juego como una aventura RPG con unos cuantos toques de survival, principalmente porque los combates dentro de este, se centran en una acción pausada, además de la recolección y gestión de recursos. En consecuencia, como he señalado arriba, gran parte de nuestra aventura pasará explorando Origen, para tal empresa, nuestros protagonistas cuentan con unas botas deslizadoras, que nos permitirán movernos rápidamente por los distintos escenarios. Además, podremos “volar” si nos deslizamos en puntos específicos llamados, hilos de onda, pues nuestras botas suelen seguir estos ases de energía, así se eleven sobre el suelo.  

En Origen podremos encontrar comida, con la cual cocinaremos diferentes recetas, para comer cada tanto que a Yu y a Kay les entre hambre. También podremos encontrar materias primas para mejorar nuestra casa, armas y medicinas. De mucho valor estas últimas, pues cuando salgamos a explorar, es posible que nos topemos con criaturas oriundas del planeta que quieran pelea. A propósito, el sistema de combate es muy sencillo, cada personaje representa un costado del controlador, es decir, con la cruz puedes realizar 4 acciones diferentes con Kay y con los 4 botones opuestos controlas a Yu. A saber, cuando mantienes el botón, se llena una barra y una vez completa, se ejecuta la acción, si haces esto, sincronizando a ambos personajes, obtendrás mejores resultados.

En efecto, porque se habían planteado crear un juego sencillo, y lo es, de hecho, el sistema de progreso se basa en aumentar el vínculo de nuestros héroes. Cada vez que se llena esta barra, podremos mejorar a nuestros personajes, luego de una simpática escena influenciada por el alcohol, aumentarán ciertas estadísticas de forma automática.

Lo importante es el viaje, no el destino

La trama de Haven, va de una pareja de enamorados que huyeron de su planeta, previendo que no podrían seguir juntos, es así que llegan a Origen, donde intentan construir una vida juntos, lejos de un mundo que hará lo posible por encontrarlos y regresarlos. La narrativa es sencilla y fácil de entender, en donde constantemente los protagonistas hablan de su pasado, de lo que piensan, de lo que sienten y de lo que esperan, frecuentemente tocando temas subidos de tono (pero ¿Quién los culpa? De hecho, los envidio). Estas escenas suceden cada tanto y van agregando mucha personalidad a Yu y Kay, logrando entenderlos rápidamente y llegando a ser, a veces, demasiado cursis. Sin embargo, varias de estas situaciones te sacarán unas cuantas carcajadas. También, en algunas conversaciones, podrás escoger las respuestas, lo que cambiará un poco la relación de los personajes, de hecho, el juego tiene dos desenlaces que dependen de lo que hagas en el tramo final de la historia.

Quiero destacar también que, Haven trata de eso, de un viaje, en donde lo que importa es el mismo, no el destino. Es un juego pensado para descansar, para distraerte y relajarte un rato en las continuas vicisitudes de esta pareja. No podría evaluarlo en torno a que le falta profundidad en X o Y aspecto, ya que su fin último era ser sencillo y lo ha conseguido. Una aventura emotiva y sentimental, que recuerda un poco a otras entregas independientes, como Journey o Flower, una historia que te invita a sentarte y disfrutar de las vistas. Por lo tanto, si lo juegas esperando encontrarte la trama shakesperiana por excelencia o montones de acción en pantalla, estás apuntando al juego equivocado. Haven, traducido como refugio, en español, es precisamente eso.

Hasta aquí la reseña, ahora cuéntame ¿te gustan este tipo de historias? ¿Has podido probar el título? ¿Si pudieras irte a otro planeta durante el resto de tu vida, a quién te llevarías? Déjame tus respuestas aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you, space cowboy…

1 comment

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: