Reseñas Vida Gamer

Reseña Destruction AllStars: Aprendiz de todo, maestro de nada

Quiero empezar esta reseña con una frase dicha por uno mis grupos favoritos de Hardcore Metal, los Querubines Negros Del Molocotongo:

¡Muerte! ¡Destrucción! ¡Cuuuummbia!

Y es que Destruction AllStars, te vende el look rudo lleno de aniquilación y choques, pero al final te mete bailes de Fortnite y personajes de Overwatch. Obviamente no son copias exactas, pero esto es lo que trata de emular el título.

Sin embargo, el juego trata de jugar a lo seguro, no se arriesga a romper el molde de los juegos en que se inspira, lo que puede hacer que pronto sufra el mismo destino de Battleborn o Evolve. Esperemos que no.

¿Entonces qué nos ofrece Destruction AllStars?

El juego nos brinda diversión a 4 ruedas y 2 pies, como has podido ver en los tráilers, estamos ante un Derby de destrucción, pero más alocado. Aquí tomas el control de un héroe con sus diferentes habilidades, tanto a pie como en coche. Todos se ajustan a diferentes tipos de juego, todo depende si vas a la ofensiva o defensiva. Y también debes elegir el personaje que se acople más al tipo de juego que vas a iniciar.

Algo muy bueno, es que tienes 16 personajes diferentes para que pruebes cada uno de ellos, hasta encontrar aquel que te haga sentir invencible, por mi parte Blue Fang es mi personaje preferido, su habilidad en auto es muy poderosa y convierte en chatarra a cualquier enemigo que se le atraviese. Te animo a probarlo.

Ahora bien, a penas entres al menú principal, te espera un modo multijugador, un modo arcade para jugar en solitario y una sección de desafíos. Todos ellos se basan en 4 tipos de juego base, algunos, sobre todo en los desafíos, le dan una vuelta más a la tuerca y se ven un poco más variados, pero en general tenemos:

Modo Mayhem.

El clásico DeathMatch de toda la vida, aquí competirás contra otros 15 jugadores sea online o manejados por la IA (la máquina como decimos en Colombia) y el que tenga más puntos al final de la partida gana. Estos puntos se adquieren al chocar y destruir a tus rivales.

Modo Gridfall.

El Battle Royale del juego, tendrás un número limitado de vidas para acabar con tus oponentes, pero ten cuidado por que la zona se esta cayendo a pedazos y si caes, Game Over.

Modo Carnado

Aquí jugarás por equipos ocho contra ocho, donde tendrás que recoger engranajes (los mismos puntos del DeathMatch) y depositarlos en el punto central, pero no seas codicioso ya que, si llevas muchos y destruyen tu auto, los perderás.

Por último, tenemos el modo Stockpile, allí deberás recoger los mismos puntos haciendo lo de siempre, pero hay tres lugares donde llevarlos, cada equipo deberá pelear por tener la mayor cantidad de puntos en cada lugar para ganar la partida.

Todo esto se ve divertido y no te voy a mentir, tuve partidas muy intensas, que después de ganar, me temblaban las manos, pero este subidón de adrenalina se pierde lentamente y después de estar a los mandos de este loco juego, ya pude sospechar el motivo por el que fue lanzado con PS Plus y no vendido a precio completo $80 USD ($250.000 pesos colombianos aproximadamente). Y es que pagar semejante dineral no tiene razón de ser, el juego tiene una buena cantidad de micropagos, eso sí, no es para un nada un pay to win, ya que todo lo que encuentras en la tienda son elementos estéticos.

Recuerdas que arriba te mencioné el modo desafío, pues aquí también tienes que pasar la tarjeta de crédito, allí comprarás pruebas enfocadas en cada personaje, hasta el momento de esta reseña hay tres disponibles, la primera de ellas afortunadamente es gratuita, pero si quieres jugar las otras dos, deberás pagar $2 y $4 dólares respectivamente, a esto sumémosle que la tercera prueba tiene limite de tiempo, 13 días exactamente así que si te gusta completar todo al 100% te ejerce más presión para comprar.

Si decides pagar, podrás jugar en 7 diferentes escenarios y al completar sus tres objetivos te premiarán con elementos estéticos, que igualmente podrías comprar, es decir puedes pagar por punta y punta. Aquí en Colombia, tenemos un dicho que le cae de perlas a los micro pagos del juego:

¡Lo pagará su madre!

Y es que no voy a pagar $8 dólares ($24.000 pesos colombianos aproximadamente) por un bailecito. Y tampoco es que sea una locura de coreografía, es un baile bonito, pero tampoco para pagar esa cantidad.

Pero para los que preferimos gastar eso en empanadas con gaseosa, también existe un tipo de moneda que ganas jugando, obtienes mil de ellas cada vez que subes de nivel. Pero no puedes comprar todo con tu habilidad, los skins, emotes, bailes y avatares más raros o legendarios se pagan con dinero real sí o sí.

Ahora bien, no subes de nivel por jugar en cualquier modo, solo subes al jugar en modo online, así que, si se te va el internet y juegas por horas en modo arcade, tu personaje seguirá con la misma ropita, porque ni una moneda dorada te darán.

Si quieres gastar tu quincena en el juego, estos son los precios en dólares.

Por lo menos, el juego no pide conexión permanente, si no la nota de esta reseña estaría más baja que la cotización en la bolsa de CD Proyect Red después de lanzar Cyberpunk 2077.

En la parte técnica, el juego es más que sobresaliente, el modelado de personajes es increíble y el de los coches igualmente, en efectos de luces y sombras se lleva un aplauso de pie, aunque el juego no usa Ray-Tracing, los reflejos y las partículas están muy bien diseñadas, además que el título nunca tiene tirones de Frames, sin importar el caos que este sucediendo en pantalla.

También gracias al SSD, el juego carga rapidísimo, en 10 segundos ya estarás dentro del modo para un jugador, el modo online demora un poco más pero solo para buscar oponentes, después de elegir personaje son 5 segundos y ya estas chocándote contra las paredes.

En la parte sonora, sobresalen los diálogos de los comentaristas, pero la música hace mucha falta, aunque soy enemigo de poner música mientras juego, este título se disfruta más poniendo tu Playlist favorita y dejarte llevar por el ritmo.

Otro aspecto que es increíble, es el uso del DualSense, más que todo con los gatillos adaptativos, acelerar y frenar es un deleite, sentir esa resistencia en los controles es algo indescriptible y hace al juego más inmersivo.

Como puedes ver, Destruction AllStars, es un juego con sus altas y bajas, que puede que te de muchas horas de diversión, pero también puede hacer que lo dejes al terminar el tutorial, todo depende de tus gustos. Yo lo recomiendo para pasar el rato, un par de partidas antes o después de tu juego principal hará más amena esa tarde de videojuegos.

Por esto he decidido darle una nota de 7.0, un juego cumplidor que se le ha pasado la mano con las micro transacciones y contenido de pago, pero que con la actualización adecuada (sobre todo en el precio de la moneda) puede incluso convertirse en el juego que destrone a Rocket League.

Gracias por leer hasta aquí y cuéntame, ¿ya probaste Destruction AllStars? Déjame tu comentario aquí o en FacebookTwitter o Instagram.

@Relict King – Hail to the King.

1 comment

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: