Reseñas Vida Gamer

Minute of Islands, el indie que enfrenta a la soledad

No sé cómo presentar este juego, así que, esta introducción prácticamente se centrará en la imposibilidad que me genera no saber qué decir de él. Pues, se presenta así mismo, al comienzo, hablando de los traumas, la ansiedad y los comportamientos autodestructivos, luego empiezas a jugar y no encuentras nada de lo que dicen, para finalmente, terminar en un charco de lágrimas porque sin darte cuenta, te explotaron todo lo anterior hacia los últimos minutos de la historia. Entonces va más o menos de eso este juego independiente desarrollado por Studio Fizbin y distribuido por Mixtvision Games para Nintendo Switch, PlayStation 4, Xbox One y Microsoft Windows. Entonces, sin más preámbulos, hoy en La Vida es un Videojuego, la reseña de Minutes of Islands.

Hora de aventura, llama a tus amigos, vamos a tierras muy lejanas

Es inevitable no pensar que este juego fue dibujado por Pendleton Ward, el creador de Adventure Time, pero no fue así. Aunque, definitivamente su estética sí parece transportarnos al sombrío principio de Ooo, pues nuestra aventura tendrá inicio en un mundo posapocalíptico, en donde la magia y la tecnología parecen ir de la mano, como en el simpático show de televisión. Este aspecto es uno de los más destacables, pues nuestra pequeña heroína recorrerá escenarios en 2D, cargados al detalle y dibujados a mano, que harán que cada tramo del juego se pueda convertir en una excepcional fotografía.

Ahora, a Mo, la protagonista, ponla en espacios carcomidos por hongos y cuevas que parecen las entrañas de un gigante, pues la tecnología no distingue entre cableados y arterias que se mueven y palpitan. Aun así, Minute of Islands, logra, en ocasiones, trasmitirnos un sentimiento tranquilidad en la sordidez del paisaje. Especialmente con el excelente trabajo musical que viene de las manos de Thomas Höhl, quien logra trasladar a partir de la música todo lo que vemos en pantalla, la toxicidad de las esporas, el misterio de las cavernas o el sosiego del mar y la playa. Desgarradoramente mágico.

El poder de la Omnivara se queda corto

Minute of Islands es un juego de plataformas y puzles, en donde básicamente, tienes que ir de un punto “A” a un punto “B” y para ello debes pasar por diferentes puntos “C”, saltando aquí y reptando allá, escalando aquí y volviendo allá. Y es que en este apartado no hay mucho más que especificar, no encontrarás enemigos, no morirás si caes de grandes alturas, los puzles son sencillos (excepto uno que me sacó canas), pues se incentiva más la exploración de los escenarios. En consecuencia, a mí parecer, se pudieron aprovechar más este tipo de mecánicas, ya sea aumentando los acertijos, su dificultad o poniendo unas cuantas trampas y enemigos. De hecho, Mo es la portadora de un báculo llamado La Omnivara, que permite brindar energía a diversos mecanismos, por lo tanto, se hubiera podido explotar un poco más este aspecto. Además, el perro-axolote que aparece en la portada del juego no hace más sino ser tierno.

La tristeza y la esperanza después de la catástrofe

Como se ha explicado arriba, la aventura de Mo transcurre en un mundo posapocalíptico, producto de un hongo venenoso que empezó a expandirse sin control en toda la superficie terrestre, aniquilando a millones. Después de este caos, tomamos el control de nuestra heroína, quien ha vivido refugiada bajo tierra, al cuidado y entrenamiento de cuatro gigantes, quienes han sacrificado su libertad para mantener alejadas las esporas a través de diversos mecanismos. Sin embargo, nos vemos obligados a salir a la superficie cuando estos empiezan a fallar, y, solo Mo es la única capaz de resolver el problema.

Toda esta historia es explicada a medida que viajamos por las islas, en donde podremos atrapar recuerdos, que nos irán contando cómo llegamos a este punto. Por lo tanto, mientras avanzamos y conocemos a los personajes que viven aquí, entenderemos cómo su vida ha cambiado por la debacle, develando el guion del juego poco a poco y poniendo sobre la mesa un macro-contexto muy profundo. Así bien, la forma de relatar es muy sencilla, por lo que todos los temas nombrados en la primera advertencia del juego no se percibirán inicialmente; pues los traumas, la ansiedad y los comportamientos autodestructivos aparecen implícitamente. No obstante, el título consigue atraparnos sin que nos demos cuenta y que logremos conectar con Mo. Todo esto, hace que la parte narrativa de Minute of Islands sea uno de los aspectos más destacables en la obra.

En conclusión, Minute of Islands es un muy buen juego independiente, que logra ir más allá de su objetivo y permite que aprendamos algo luego de su curioso desenlace, que conectemos con su protagonista y entendamos que no podemos vivir creyendo que estamos solos, que somos islas. Aunque el título podría estancarse en la jugabilidad, tal vez sea yo el que peca al resaltar este aspecto y que la intención artística de sus creadores haya sido otra. En definitiva, es un juego recomendado.

Ahora cuéntame, ¿has probado este juego? ¿Lloraste con su desenlace? ¿Solo lo jugaste porque es fácil de platinar? Déjame tus respuestas aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you space cowboy…

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: