Reseñas Vida Gamer

Reseña de Assassin’s Creed: The Ezio Collection para Nintendo Switch

Es complicado aproximarse como analista a Assassin’s Creed: The Ezio Collection en febrero de 2022. Assassin’s Creed 2, Brotherhood y Revelations, los tres juegos contenidos en él, son excelentes obras de su época y despliegan un universo lleno de actividades, así como una historia que hace parte de la cultura de nuestro medio. Sin embargo, mirarlo con los mismos ojos que hace década y media (cuando salieron por primera vez al mercado) es imposible, menos si su fecha de salida para Nintendo Switch es cercana a las de juegos como Elden Ring, Horizon Forbidden West y Leyendas: Pokémon Arceus. Ahora, aunque ha llovido mucho desde que la franquicia de Ubisoft brilló con su carismático personaje Ezio Auditore, nada le quita lo bailado. Assassin’s Creed: The Ezio Collection es una antología digna, que aporta lo necesario para que nuevos y viejos jugadores exploren, ahora en Switch, la historia del protagonista estelar de la saga de asesinos.

Seamos justos con Ezio. Esta trilogía y sus anexos fueron vanguardistas en su momento y ahora ejercen de referentes en su género. Verlos desde ese punto de vista permite entender su aporte al desarrollo de distintos aspectos del videojuego como el sigilo, el combate, la creación de una villa y la gestión del mundo abierto. Assassin’s Creed: The Ezio Collection propone un repaso a todo esto y revive las sensaciones más clásicas de la saga. Aproximarse a él es una concesión con los límites del pasado, pero también una oportunidad para conservarlo y analizar el avance de distintas mecánicas en el medio.

El mapa de los juegos está lleno de actividades y puntos de interés. ¿Bueno o malo? Depende de ti.

El aspecto de los tres juegos que menos sufre el paso del tiempo es el mundo abierto. Los mapas llenos de íconos, las atalayas y los innumerables coleccionables siguen siendo marca de la casa en Ubisoft, que usa estas mismas herramientas en sus juegos más recientes. Aunque existen grandes avances en la manera en la que otras obras de este género crean estímulos de exploración al jugador, todavía hay muchos juegos que usan fórmulas semejantes a la de Assassin’s Creed 2. Con esta colección, más que volver a un sistema de mundo abierto que me era inusual, recordé el agobio que me genera esta forma tan explícita de mostrar los puntos de interés en el mapa, pero es cuestión de gustos. Si amas los juegos masivos en los que siempre haya un ícono de actividad a la vuelta de la esquina, pasarás horas por las calles de Florencia, Roma, Venecia y demás localizaciones de Assassin’s Creed: The Ezio Collection. Sí, como yo, prefieres un formato más parecido a Zelda Breath of The Wild, te sentirás abrumado por tanto estímulo explícito. En todo caso, es algo que aún vemos en muchos juegos contemporáneos.

Menos vigencia tienen los controles. Aunque Ubisoft no se ha preocupado mucho por revolucionar su mundo abierto, sí ha invertido en tecnología para mover mejor al personaje con cada juego nuevo que publica. Por eso, volver a esta antología requiere un poco de paciencia. Suele suceder cuando hacemos parkour, por ejemplo, que Ezio no siempre hace lo que le pedimos. El movimiento ortopédico del personaje nos pasará factura de vez en cuando y nos podría costar desde una frenada en el impulso hasta una muerte por caída. Los mapas son ambiciosos en su verticalidad y varias veces me frustré porque los controles no estaban al nivel del reto. Mi principal enemigo siempre fue la típica misión de persecución por los tejados. No es dramático y me acostumbré conforme avanzaba en los juegos. Existe una pequeña mejora de calidad en este aspecto entre Assassin’s Creed 2 y Revelations, pero nada para tirar cohetes.

Afortunadamente, los tres juegos funcionan muy bien en su apartado técnico. Salvo algún bajón de frames en Revelations, no tengo quejas en ese sentido. Eso sí, esta versión de Swtich es un port. En consecuencia, hay poca o ninguna mejora técnica en comparación a los originales. Como sucedió con Assassin’s Creed: The Rebel Collection (que contenía Black Flag y Rogue), Ubisoft se limita a hacer los juegos compatibles para Nintendo Switch y ampliar el acceso a la franquicia.

El parkour es menos fluido que en los juegos más recientes de la franquicia. Cuesta un tiempo adaptarse a él.

Por esa razón, las particularidades de Assassin’s Creed: The Ezio Collection en la consola híbrida son pocas. Como punto negativo, debo mencionar que la colección no tiene los modos multijugador de los Brotherhood y Revelations originales. En lo positivo, los menús están adaptados para ser legibles en la versión portátil y puedes navegar a través de ellos con la pantalla táctil. Además de eso, los juegos aprovechan la vibración HD de los Joycon en momentos específicos. En este apartado, Ubisoft podría haber explorado ideas para darle una sensación más moderna a la colección pero, como ya he comentado, no parecen ir por ahí los tiros con esta antología. Más allá de estos detalles, el gran aporte de Assassin’s Creed: The Ezio Collection en Nintendo Switch es poderlo jugar en cualquier lugar. Son casi las mismas versiones que las originales, pero con la posibilidad de llevarlas al baño.

Eso sí, portátil no significa ligero. Todo el contenido de Assassin’s Creed: The Ezio Collection pesa un total de 35.3 GB. Es un lío, porque la Nintendo Switch, sin instalar juegos o aplicaciones, tiene un almacenamiento interno cercano a las 30 GB. Por lo tanto, si quieres tener todo el contenido instalado a la vez, deberás buscar una tarjeta de almacenamiento externa para la consola. Además, sin importar que compres la versión física o digital, el único juego que vendrá se instalará de serie será Assassin’s Creed 2. El resto del contenido (incluida la traducción a español) está en la tienda y exige más tiempo de descarga. Tras el anuncio del cierre de tiendas digitales de consolas más viejas por parte de Nintendo, no es lo ideal depender de un servidor para acceder a un contenido por el que pagaste para tener en físico.

Aunque entiendo que no es un juego creado para Nintendo Switch, 35 GB es una barrera de acceso complicada para muchos.

Tras varias horas probando lo que tenía para ofrecer Assassin’s Creed: The Ezio Collection, me quedo con que es un producto que cumple lo que ofrece sin ir más allá. Aunque son obras que se hacen viejas en algunos apartados, más de uno podrá adaptarse y disfrutar de tres juegos referentes en muchos aspectos. No tiene fallos graves que limiten la experiencia y, siempre que cuentes con espacio suficiente en la consola, esta versión de la saga de Ezio no te presentará problemas en comparación a otras. Disfruté bastante de acceder a las tres entregas con las facilidades portátiles que ofrece Nintendo Switch. No es un producto que destaque en nada, pero hace su trabajo y suma catálogo de calidad a una consola. Eso, por sí solo, es suficiente. 

Y tú: ¿en qué lugar de la casa jugarás a la saga de Ezio? Déjame tu comentario aquí abajo o en FacebookTwitter e Instagram.

AndyalHabla – What is the downside to eating a clock? It’s time-consuming.

1 comment

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: