Reseñas Vida Gamer

Reseña de Ooblets: cuando Pokémon se vuelve un simulador de granja 

Recientemente, Ooblets lanzó su versión completa para PC y Nintendo Switch. Yo, la mejor fan autoproclamada de los cozy games, lo probé para traerles una reseña. Y así lo que debería haber sido un rápido gameplay terminó en 23 horas de mi vida.  

De este modo, acá te cuento todo sobre Ooblets y el porqué si eres un fan de los simuladores de granja, los juegos cozy e incluso las batallas por turno, deberías probarlo.  

De qué trata Ooblets: 

Como casi todos los simuladores de granja, Ooblets inicía con una crisis existencial que lleva al protagonista a mudarse a un pequeño pueblito: Badgetown. A cambio de una residencia gratis, prometes ayudar a la alcaldesa Tinsley a restaurar Badgetown.  

El Consejo Superior de Ooblets ha amenazado con desintegrar Badgetown, de manera que Tinsley solicita tu ayuda para evitar este suceso.  

¡Y es allí donde inicia todo! 

Personalizar tu avatar 

Personalmente, considero muy importante en los juegos de simulación la función de crear tu avatar. Al ser precisamente una simulación es relevante que tenga opciones diversas e inclusivas. No hay nada más horrible que empezar una nueva partida y darte cuenta que solo puedes escoger entre dos colores de piel (blanco y menos blanco) y ojos verdes o azules.  

Así, aunque las primeras opciones son pocas, es fácil desbloquear una multitud de looks. Por ejemplo, el hiyab se puede comprar de inmediato en la peluquería de Badgetown y cuesta 0 gomitas. De la misma manera, la ropa no se divide entre “masculina” y “femenina”, simplemente puedes usar las prendas que desees ya que el juego no maneja un binario de género. 

Para algunos esto no es tan importante, pero como seguidora de los juegos de simulación con avatares considero clave poder sentirse representado e incluido cuando se busca emular la realidad. 

Y lo más importante: los Ooblets

Los ooblets son pequeñas criaturitas que te acompañan a lo largo del juego, estas te pueden ayudar a cuidar tu granja o andar contigo por la ciudad. Se pueden encontrar 35 especies diferentes de ooblets, todos en tres versiones: común, inusual y reluciente

Así, al iniciar una partida, puedes unirte a uno de cuatro clubs de ooblets en Badgetown y obtener tu primer ooblet. 

Los cuatro clubs son los Peaksnubs, los elitistas quienes te regalan un bittle; los Frunbuns, enfocados en los ooblets más tiernos y que te dan un tud; los Mossprouts, aventureros que te entregan un shrumbo y los Mimpins, los nerds tecnológicos cuyo regalo es un sidekey

Yo decidí unirme a Mimpins y, en principio, me arrepentí porque un sidekey no era tan adorable como un shrumbo o un tud. Sin embargo, pronto se volvió mi más leal compañía. 

Los ooblets participan en batallas de baile a través de un sistema de cartas. Cada especie de ooblets tiene tres cartas especiales que se obtienen a medida que tu ooblet sube de nivel. Estas cartas especiales son muy importantes a la hora de ganar o perder una batalla y sidekey tiene unos excelentes movimientos.  

Las peleas de baile sirven para obtener más ooblets, ganar diversas recompensas en el granero de baile y para completar misiones. No es difícil aprender las mecánicas y realmente es muy divertido ver a los ooblets bailar.  

Para que los ooblets te ayuden en tu granja deberás construir casitas para ellos y solo trabajan en el área que rodea la casita, no toda la granja.  

Más allá de eso, hay ooblets tan tiernos como “feos” para todos los gustos. Además, puedes nombrarlos, ponerles accesorios y hasta acariciarlos. 

La comparación con Pokémon en el título de la reseña se debe a que las batallas entre ooblets para obtener nuevas especies y las peleas en general me recuerdan a Pokémon.

Los NPCs 

Otra parte clave de los simuladores de granja desde Stardew Valley son los NPCs. ConcernedApe logró crear personajes con complejas historias de vida de los que todos nos enamoramos*coughShanecough*, así, tenía mucha ilusión de conocer los NPCs. 

Dentro del pueblo puedes encontrar 16 NPCs con los cuales puedes generar lazos de amistad. Todos los días puedes ganar 10 puntos de amistad con ellos solo por hablar, sin embargo, puedes hacer pequeñas tareas para ellos o llevarles regalos para obtener más puntos.  

Cabe aclarar que encontrarás más NPCs no solo en Badgetown sino en otros pueblos, pero, solo puedes construir relaciones con los 16 mencionados. 

A medida que te vuelves más cercano a ellos, ganas stickers y otras recompensas. A pesar de que no tienen ni los diálogos ni las cinemáticas que encontramos en Stardew Valley, no significa que sean malos NPCs.  

Todos son muy adorables con diálogos muy acordes a su diseño de personaje. Mis favoritos son Gimble, Taffy y Churles. Gimble es quien vuela el globo aerostático con el que viajas de ciudad en ciudad y su diseño es realmente adorable, caracterizado por una cicatriz que atraviesa su rostro. Taffy, probablemente el favorito de todos quienes se han animado a jugar Ooblets, es un extraño ser que habla en cortas oraciones y es el exalcalde de la ciudad, además, tiene prohibido ingresar a cualquier club de ooblets. Por último, está Churles, él maneja la tienda de ropa de Badgetown y es un poco germofobo y ansioso, casi como un chihuahua. 

Verdaderamente, no hay mucho que decir de los NPCs. Honestamente, llegó un punto en el que ni siquiera me tomaba el trabajo de leer sus diálogos y, aparte de los 16, no es muy útil dialogar con ellos. Pero no me parece que arruine la experiencia de juego e igualmente me encantan sus diseños.  

Restaurar Badgetown y conocer otras ciudades 

Las misiones principales se enfocan en restaurar el pueblo. Una de las más largas y la que te incentivará a salir de Badgetown es restaurar la señal de la torre Oobnet, la cual le da conexión al pueblo con el exterior. Así, tendrás que ir de ciudad en ciudad cumpliendo diferentes tareas para que te dejen prender la torre y así recuperar el Oobnet de Badgetown. 

Las ciudades son Mamoonia, Nullwhere, Port Foward, Pantsabear Hill y Tippy Top. Cada uno tiene una temática diferente y ooblets únicos. Mi favorito es Pantsabear Hill porque tiene mi ooblet favorito: pantsabear. Sin embargo, acá deseo destacar Nullwhere

Nullwhere es tan adorable como espeluznante. Y me parece un excelente ejemplo de cómo cada pueblo tiene su temática bien definida: los retos están asociados a un culto, es un sitio oscuro y todos los ooblets son tiernamente terroríficos.  

Consideraciones finales 

Ya seas alguien que le gusten los juegos casuales y relajantes o que te obsesiones con el contenido y quieras cumplir todas las tareas a la perfección, creo que disfrutarás Ooblets. Es un juego con muchísimas cosas por hacer y que, sin embargo, fue perfecto para jugar luego de un día estresante en el trabajo. Mi predicción es que, eventualmente, será tan popular como Stardew Valley a la hora de escoger un simulador de granja y por eso pixo le da un 9 sobre 10.   

Verán que no hable mucho del sistema de granja, esto se debe a que no tiene muchas novedades y quería destacar aquello que hace de este simulador un juego realmente especial.

Cuéntame si ya lo jugaste o si quieres probarlo en los comentarios o en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.

@luisaceballos84 – This is the way

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: