Reseñas Vida Gamer

Romancing SaGa -Minstrel Song-, una nostálgica entrega remasterizada

Para el año 2005 probé uno de los JRPG, de PlayStation 2, que más me enganchó en su tiempo; especialmente por esa introducción todopoderosa en la que un juglar presentaba a los distintos protagonistas de esta fantástica aventura. Ahora, 17 años después, Square Enix ha decidido lanzar su remasterización para PlayStation 4|5, Nintendo Switch, Steam, iOS y Android, convirtiéndose en una oportunidad única para volver a disfrutar uno de esos juegos que en el pasado me hicieron feliz. Sin más preámbulos, La Vida es un Videojuego te trae las primeras impresiones de Romancing SaGa -Minstrel Song- Remastered.

El arte conceptual es de Tomomi Kobayashi.

El cuento de un juglar

Es importante aclarar de entrada que este título es una remasterización (no un remake) del juego lanzado en el 2005, consecuentemente, lo gráficos que vas a encontrar podrían no gustarte, pues ya se hace evidente el salto generacional, por lo que verás personajes con estética super deformed demasiado acartonados y cortes de escena muy estáticos (que han envejecido mal), ya que no generan la emoción que lograban antes. No obstante, esta entrega pule a alta definición todo lo que ya conocíamos; los escenarios siguen siendo muy bellos, y aunque no están extremadamente detallados, sí tendrás la oportunidad de explorar todo tipo de biomas en las vastas tierras de Mardias, desde sus mares, pasando por sus bosques y desiertos, hasta sus altos picos nevados.

Por otro lado, la música de Romancing SaGa es de gran calidad y varía según el lugar o situación en la que estés. A cargo, originalmente, de Kenji Ito, quien tiene un largo recorrido de compositor y arreglista para franquicias muy representativas dentro de los juegos de rol, como Seiken Densetsu, Chocobo’s Dungeon o Shin Megami Tensei. Además, Minuett de Masayoshi Yamazaki es una canción que pocas veces me he podido saltar cada vez que inicio el juego, reflejando gran parte de toda la magia que te deparará el título.

Sencillo y difícil

Romancing SaGa es un RPG puro y duro, con los aspectos comunes de este tipo de juegos. A saber, encontrarás el típico combate por turnos, en el cual elegimos nuestras acciones antes de que estas se ejecuten y según las que escojas podrás realizar de forma aleatoria diferentes combinaciones que aumentarán considerablemente el daño que inflijas. De igual forma, podrás usar diferentes armas y la maestría con ellas dependerá de la clase que tenga tu personaje, la cual puede ser también entrenada en ciudades y pueblos, gastando joyas (fáciles de conseguir en cada combate). Asimismo, usar frecuentemente un arma, te permitirá aprender habilidades y mejorar tu desempeño con el artefacto seleccionado.

En los RPG, es bastante común el uso de diferentes puntajes para poder ver cuánta vida o magia poseemos, para este caso tenemos los ya conocidos puntos de salud (HP), seguido por los puntos de vida (LP) y finalmente, los puntos de batalla (BP). Los primeros seguramente ya sabes cómo funcionan, si llegan a 0, tu personaje quedará fuera de combate, pero, aquí se relacionan directamente con los segundos, ya que, si tu personaje cae, perderá un LP y si este último llega a 0, se irá para siempre, debiendo continuar tu historia sin él o ella; por lo que conviene estar revisando frecuentemente tus LP y no tener miedo de cargar el juego en caso de que alguno de tus protagonistas haya muerto de forma permanente.

Por otro lado, los BP se usan para ejecutar técnicas y magias; su costo depende del poder de la misma y se recargan automáticamente de a pocos por turno. Aquí debes prestar atención a los puntos requeridos para cada habilidad, debido a que algunos no solo pedirán BP, sino que le quitarán durabilidad a tu arma e incluso sacrificarán LP para realizar los ataques más devastadores. Por lo tanto, recuerda siempre pasar por una posada y un herrero para recuperar tus LP y reparar tus armas. No olvides tampoco comprar habilidades de competencia, <<proficiences>> tal y como aparecen en el juego, las cuales te permiten encontrar tesoros, picar minerales, saltar o incluso develar trampas, agregándole otra capa de exploración y rol a este título.

La mecánica de los combates es sencilla y el progreso de tus personajes aumenta cada vez que ganes uno, es decir, no hay niveles, sino que las estadísticas se irán mejorando de a pocos en cada pelea. Debo aclarar que el nivel de dificultad tiene crecientes picos; puedes estar ya familiarizado con los enemigos de una zona, pero estos se irán fortaleciendo con tus personajes, ofreciéndote combates cada vez más complicados. Esto lleva a que no sobrepases nunca el nivel de un lugar, sino que siempre te esté exigiendo, y, cuando crees que ya controlas una zona, aparecerán de nuevo enemigos más fuertes. De igual manera, en tus primeros pasos te encontrarás con jefes imposibles de derrotar, pero, estos sí poseen un poder fijo, así que, si eres amante de los RPG, ponte a grindear, hazte más poderoso y vuelve después de un tiempo a intentarlo de nuevo. 

Tu mundo, tu aventura

Una de las mejores mecánicas que podrás encontrar en Romancing SaGa es la libertad que ofrece su historia. No hay un camino fijo a seguir, no hay un lugar específico al que llegar; eres tú quien irá develando la trama a medida que escoges tus destinos y vinculas al equipo a diferentes personajes (varios nuevos en esta versión). No solo eso, también eliges a tu protagonista de entre ocho posibles, cada uno con un trasfondo único, que afectará tu punto de partida en Mardias. Del mismo modo, esta nueva versión te permitirá acelerar la velocidad del juego, tanto en combates como fuera de ellos (sin afectar la música), lo cual conseguirá que puedas pasar un poco más rápido el juego; esto se agradece ya que, para completar el título al 100% necesitas culminar las ocho historias. Aunque, cabe destacar que puedes unir tu trama con la de los otros protagonistas en una sola, cambiando un poco la perspectiva de los acontecimientos. En el proceso deberás recolectar las Piedras del Destino, para derrotar de una vez por todas a Saruin y a los antiguos dioses del mal.

En conclusión, Romancing SaGa -Minstrel Song- Remastered, es más un título hecho para la nostalgia, pues he disfrutado volver a jugarlo, esta vez con la experiencia que me faltó en su época para terminarlo, especialmente por su barrera de idioma, que, para esta entrega, debió ser eliminada. Es un videojuego que podría servir de entrada a aquellos que no conocen de la franquicia SaGa. Sin embargo, ya le empiezan a pesar los años, por lo que es posible, sea más disfrutado por aquellos que esperaban desde hace mucho tiempo volver a revivir las historias contadas por The Minstrel.

Hasta aquí la reseña, espero puedas darle una oportunidad a esta mágica aventura, antes emprender tu viaje por Mardias, respóndeme, ¿Habías probado la versión original de este juego? ¿Cuál es tu personaje favorito? ¿No te encanta la canción Minuett? Déjame tus respuestas aquí abajo en los comentarios o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you space cowboy…

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: