Es verdad, no necesitamos los videojuegos

Tener una consola de videojuegos en casa no es necesario. Es verdad. Así como tampoco es necesario tener un televisor o un parlante para escuchar música. Nada de eso es necesario para vivir. Solo lo queremos.

En Twitter se ha hecho viral la opinión de un ‘coach’ que explica por qué los videojuegos no deberían estar en nuestro hogar y tiene razón. La productividad actual no va de la mano del tiempo libre, de la diversión, de pensar en otras cosas que no sea convertir un segundo de nuestra vida en un signo pesos. Hoy eso no es importante, solo el éxito, ser independiente y hacer rentable la felicidad. 

Por eso los videojuegos no tienen espacio en este presente. ¡SÉ PRODUCTIVO!

Qué importan las aventuras

El discurso de la productividad actual está en vivir de lo que amas. Y sí, cuántos de los que estamos en este blog no quisiéramos dejar nuestros trabajos actuales y dedicarnos a escribirles a ustedes todos los días en este espacio. Hacer rentable nuestro más grande gusto. 

Todo se trata de conseguir y ser, de llegar lejos y de no desperdiciar los segundos que nos da la vida en cosas banales, cómo los videojuegos.

Porque más allá de quienes son streamers y desarrolladores, levanten la mano quiénes de aquí ganan dinero por esas horas que invierten al día en construir una canoa con Link, o en llevar a la gloria a un equipo de cuarta división en Inglaterra, o en ser el mejor entrenador Pokémon (mejor que nadie más) o en tratar de no morir 50 veces derrotando al primer jefe de un souls. 

Nada de eso es productivo. Pero lo amamos y es constructivo.

También se habla de la importancia de dedicar ese tiempo a la familia, que es la prioridad de muchos. Pero cómo explicar que gracias a los videojuegos he conocido mejor al amor de mi vida y juntos pasamos tiempo de calidad riéndonos de lo que nos sucede con un control en las manos.

O cómo explicarle al ‘coach’ que mi hija armó un escenario con sus muñecos frente al televisor para sentarse a verme jugar Zelda o que cada vez que juego ella sale corriendo por su control para sentarse a mi lado. Nada de eso lo necesito, solo lo quiero.

Posdata: perdón la calidad de la foto, había que tomar la foto rápido o se dañaba la escena.

Y por eso, por suerte, los videojuegos no son necesarios. No son una obligación o un trabajo. Los videojuegos son un tiempo para uno mismo, para conectarnos con las personas que amamos o tener un chat con amigos y hablar de jueguitos todo el día. Son un deseo y esas horas son de real provecho, a diferencia de las ocho que pasamos haciendo un informe para el gerente, haciendo que somos productivos. 

Las cosas necesarias jamás se irán. Así que sean VAGOS, pero también magos, fontaneros, guerreros, princesas, brujas, hylianos, elfos… Sean todo, porque la vida es una, pero los videojuegos nos dan la oportunidad de vivir muchas más al mismo tiempo.

La productividad está también en llenar nuestros stats personales con tiempo de calidad diferente a ganar dinero cada segundo y en aumentar el ego. Productividad es esperar por llegar a casa para jugar con tu hijo, salir a pasear con tu pareja o estar solo disfrutando de lo que amas y no solo haciendo lo necesario.

¡@JuandGames_, good game!

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: