Reseñas Vida Gamer

Ghost Recon: Breakpoint, entre la supervivencia y la letalidad

Hemos estado ocupados, ya saben, salvando al mundo de los Wolves e intentando sobrevivir en Auroa, el archipiélago ficticio donde se desarrollan los eventos de Ghost Recon: Breakpoint, y así prepararles esta reseña, para cuando den sus primeros pasos en la isla.

Auroa, el paraíso hecho campo de batalla.

Tal y como ya habíamos resaltado en nuestras primeras impresiones, se evidencia un pequeño downgrade en iluminación y animación, en proporción al tráiler mostrado el 9 de mayo de este año, aun así, cuenta con una excelente calidad, visible en las transiciones de día y noche o los cambios de clima. Y aunque, se redujeron la cantidad de bugs en comparación con su beta cerrada, muchos aún persisten, por ejemplo, en Erewhon (nuestra base principal), los NPC se demoran su tiempo en cargar, incluyendo las texturas de la cueva, además hay una constante desincronización con las voces y el lipsing de los personajes. También se hace recurrente que las texturas no alcancen a cargar cuando vamos en un vehículo, además que el sonido en los motores de estos es poco realista y hasta molesto.

Por otro lado, es importante destacar el nivel de detalle que tiene Auroa, lo que demuestra el gran esfuerzo de Ubisoft para ponernos en la piel de un Ghost, ya que este lugar cuenta con un montón de biosferas diferentes, pasando por poblados y junglas, a pantanos y montañas repletas de nieve. Además, Breakpoint está optimizado para el juego cooperativo y se nos recomienda desactivar la marcación de objetivos para sentirnos en una verdadera misión de supervivencia, a través de un mapa que posee los adjetivos: hermoso y gigantesco.

Supervivencia o muerte.

El control y los menús son bastante intuitivos, aprendiendo fácilmente a desenvolvernos a medida que avanzamos, además, podemos conseguir diferentes artilugios y herramientas que harán evolucionar nuestro sistema de batalla con el tiempo. A su vez, la movilidad del personaje es un poco pesada y esta irá cambiando según las heridas que recibamos en el campo de batalla, desde leves a graves, que requieren una atención inmediata con jeringuillas limitadas o escondernos de la barbarie y tomarnos el tiempo para hacer un buen vendaje, agregándole bastante realismo al juego, siendo este un aspecto bastante positivo.

Como hemos mencionado anteriormente, Ghost Recon está optimizado para el juego cooperativo, aumentando considerablemente la dificultad del mismo cuando te embarcas solo en las misiones, sin embargo, se ha agregado un sistema (superficial, hay que decirlo) de clases, que nos permiten abordar la situación de una forma diferente o escoger un rol de acuerdo a las necesidades del equipo:

  • Asalto
  • Sigilo
  • Médico
  • Francotirador

Cada uno con una habilidad única que te ayudará a darle un vuelco a las batallas. De forma paralela, se agregó un sistema de niveles, tanto de experiencia, como de equipo, haciendo que aparezcan en nuestra memoria Borderlands o Destiny, incluyendo los colores que categorizan la rareza de los objetos: blanco, verde, azul, purpura y dorado. Aun así, no veremos un sistema de daño progresivo mostrado en números, y continuará la letalidad de un tiro a la cabeza sin importar nuestro nivel.

Infiltración y violencia.

Tendrás la posibilidad de asumir como mejor quieras una situación, es decir, que puedes ir eliminando a los enemigos uno a uno, convirtiéndote en una sombra vengativa o, puedes llegar disparando al aire y matando a quien se cruce en tu camino, como si fueras John Rambo, sin embargo, ninguna de las dos es adecuada, pues el sistema de infiltración resulta tosco y si sales a correr hacia el frente de las balas, recibirás una en el mismo lado. Por tal razón, Ghost Recon: Breakpoint te exige en este punto, ya que es mejor planear tu entrada y que alguien te cubra las espaldas mientras te aproximas al enemigo, así cuando suceda lo inevitable podrás encontrar un parapeto para disparar a cubierto.

Como extra a destacar, queremos hablarles de la habilidad decúbito prono que consiste en tirarse boca abajo en el suelo para ocultarse, mientras nuestro personaje se camufla entre el barro esperando el tiro perfecto.

Tú eres tu propio Ghost.

Desde que inicia el juego tenemos la posibilidad de editar a nuestro protagonista, de nombre genérico Nomad, cambiándole el rostro, el color de piel y hasta el sexo. Esta dinámica continuará en la ropa que usemos, editable siempre que hayamos conseguido los objetos o cumplido con los requisitos.

Igualmente, podemos cambiar hasta el más mínimo detalle en la interfaz del juego, dejando persistentes en nuestra pantalla mapas, salud, municiones, pistas y objetivos, o deshaciéndonos de todo ello para suponer que estamos en toda una misión de supervivencia. Del mismo modo, podemos cambiar la disposición de cada uno de los botones en el mando, e incluso diferenciar la sensibilidad al apuntar desde el hombro o desde la cadera, como también, la aceleración de la misma cuando movemos nuestro análogo a fondo.

Posibilidades del tamaño de un archipiélago.

Ghost Recon nos avienta en un mapa lleno de enemigos letales y cientos de tareas que le dan más duración al juego, entre las misiones principales, secundarias y de facción, que proporcionan nuevos equipamientos e informaciones que van resolviendo poco a poco la trama. Pero estas se vuelven muy repetitivas, parte del típico lastre en muchos juegos de mundo abierto (sandbox). La historia principal parece no estar muy bien amarrada, haciendo que no tengamos empatía por ninguno de los personajes que aparecen en ella, apenas siquiera por Jon Bernthal el actor escogido para encarnar al antagonista principal.

Jon Bernthal

Su modo PvP cumple con el cometido, entretiene, pero cae en la misma situación, pues carece de modos alternos y se presentan, por ahora, pocos mapas, haciendo que solo tengas la misma partida estándar cada vez que pinchas en el logo de Ghost War; unas pocas serán suficientes para volver al modo PvE.

Más allá de esto, Ghost Recon: Breakpoint es una experiencia que vale la pena, si tienes a alguien que te acompañe durante la aventura, pues las risas por los bugs y la tensión en los enfrentamientos están aseguradas. Cerremos así bien, este análisis con las palabras que usamos en antaño: recuerden son más que soldados, son GHOSTS.

Si ya pudiste disfrutar del juego, déjanos tus comentarios aquí abajo o visita nuestras redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

Calachoowie te dice, see you space, cowboys…

Anuncios

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: