Reseñas Vida Gamer

Resident Evil Welcome to Raccoon City: un cóctel de hierbas marchitas

La relación entre cine y videojuegos no es nada nuevo. Desde hace un par de décadas, hemos visto innumerables ejemplos en el que la industria ha intentado imitar al mundo cinematográfico con resultados interesantes. Tenemos grandes exponentes como The Last of Us, Bioshock o Metal Gear Solid, quienes han sabido soportar sus excelentes mecánicas de juego con historias que nos suscitan todo tipo de sentimientos hacía sus personajes, incluyendo los antagónicos. Esta mezcla, sin embargo, no ha tenido la misma efectividad cuando se intenta trasladar un videojuego a la pantalla grande. Super Mario Bros, Mortal Kombat Annihilation, Street Fighter y más recientemente las adaptaciones de Max Payne o Doom han sufrido no solo del vapuleo de la crítica especializada, sino también del público en general. No obstante, de estas producciones de dudosa calidad han surgido un par de “clásicos” que han sabido mantenerse en nuestras memorias por resultar entretenidas aun con sus fallos más evidentes.

Una de ellas, sin duda alguna, sería la adaptación de la primera Mortal Kombat, dirigida por Paul W. Anderson quien, sin apenas pretensiones, realizó una película de clase B pura y dura en donde no había cabida para los bostezos. Fue tanta su acogida que hasta Mortal Kombat 11 lanzó un paquete de skins con las contrapartes cinematográficas de Sonya, Johnny Cage y Raiden. No contento con su interpretación de la creación de Boon y Tobias, Anderson decide trasladar al mundo del cine una de las sagas más emblemáticas del terror en los videojuegos: Resident Evil.

Resident Evil (2002), protagonizada por Milla Jovovich, Michelle Rodriguez, Colin Salmon, entre otros talentos más, ofrecía una adaptación bastante libre y desde una perspectiva alternativa sobre los sucesos que llevaron al declive de Raccoon City. De manera similar al primer título, la película se desarrolla dentro de las instalaciones de Umbrella, ubicadas de manera secreta dentro de la Mansión del señor Spence (no confundir con Oswald Spencer). Asimismo, nos relata la historia de Alice, la esposa del señor Spence quien, al igual que él, sufren de amnesia y de un momento a otro son asaltados por un grupo de fuerzas especiales (y no, no son los famosos S.T.A.R.S). A pesar de sus más que notables diferencias con el material fuente, la película fue un gran éxito y generó otras cinco secuelas en la que si bien aparecían personajes de los videojuegos, estos tenían apariciones breves y muchas veces desaparecían sin apenas explicaciones.

Quizás debido al descontento de los fanáticos sobre el tratamiento de las historias y de sus personajes favoritos, Constantin Film decide hacer un reboot y contar nuevamente la historia de Resident Evil, ahora con el reclamo de ser apegada al lore de los juegos. La pregunta ahora es… ¿Eso era lo único que le hacía falta a la saga cinematográfica para ser relativamente buena?

Resident Evil 0.0

La película cuenta las historias de Claire y Chris Redfield, hermanos que han quedado huérfanos por un incidente sin especificar, pero que seguramente será tratado en secuelas posteriores, quienes viven de primera mano los horrores a los que la farmacéutica Umbrella ha expuesto a cada uno de los ciudadanos de Raccoon City. Sin embargo, el guion también nos cuenta el drama personal de William Birkin, el encargado del orfanato y también trabajador de Umbrella, cuya labor consiste en experimentar con algunos de los niños con el virus T y su variante más peligrosa, el virus G. Asimismo, también nos muestra algunas versiones de personajes icónicos como Jill Valentine, Albert Wesker, Brad Vickers, el jefe Irons y al policía novato Leon S. Kennedy.

La historia intenta amalgamar la trama de dos juegos en una película de una duración de 107 minutos y que a pesar de hacer notables recortes, intentan entregar una aproximación más fiel en comparación con la saga comandada por Anderson. Este tipo de fidelidad hará sacar más de una sonrisa al fanático, quien reconocerá al instante algunas de las referencias que están esparcidas durante todo el metraje, aún cuando estas no tienen la exposición necesaria para ser entendibles para el resto del público, aquellos que no están tan familiarizados con la saga de Capcom.

A destacar también algunas de las recreaciones de escenarios clásicos como la Mansión Spencer o la recepción de la estación de policía, como también algunas de las escenas más entrañables de los juegos, siendo esto lo más destacable de esta adaptación.

Peor que el Virus – T

Como mencionaba anteriormente, Welcome to Raccoon City intenta relatar la historia de dos videojuegos separados argumentalmente por tres meses en una sola noche y encima, en una película que apenas supera la hora y media. De esa mezcla, el guion intenta traer a la mayor cantidad de personajes aparecidos en ambos juegos y se entiende que algunos se hayan priorizado por encima de otros, siendo Claire y Chris supuestamente los que llevarían el hilo conductor de la trama ya que ambos cuentan dos perspectivas paralelas que cuentan con sus objetivos definidos, sin embargo, el guion se inclina por darle más luz a Claire y desdibuja la trama de Chris, apoyándose en su lugar en los personajes de Jill y Albert Wesker.

Y este resulta ser el principal problema de su historia, el poco enfoque y la torpeza en relatar una historia sencilla por tener demasiadas ideas abiertas, para resolver todo a la carrera, sin apenas darle emoción o sensación de peligro al espectador. Esta problemática se extiende hasta el punto que pocos o ningún personaje consigue tener un arco argumental completo y apenas tengan evolución. Esta misma presura se traslada a la trama, la cuál no se preocupa en absoluto en darle contexto al espectador que no tiene ni idea de qué va Resident Evil ¿Qué es Umbrella? ¿Por qué hace esto Umbrella? ¿Qué es el virus- T o G? Ninguna de estas preguntas tendrán respuesta a menos que al lado del asiento esté un fanático de los juegos, aclarando que aquella fue una referencia a Code Veronica o que lo otro se refiere al Resident Evil original.

La película parece entonces más preocupada en lanzar Easter Eggs para un nicho específico que en contentar al público general. En ese sentido al menos la primera película dirigida por Anderson resultaba más amigable para la taquilla.

Ligeros spoilers a continuación:

Por ejemplo, al intentar referenciar la frase Jill’s Sandwich se valen de un diálogo poco convincente que nos hacen preguntarnos si alguien habla así en la vida real; en otra ocasión, la misma Jill le lanza esta pregunta a sus compañeros: Si ustedes pudieran elegir ¿preferirían ser devorados por una serpiente gigante o por un tiburón?… más bien me gustaría preguntarle a Jill la clase de hierba verde que está consumiendo. Entiendo, son referencias, pero ¿eran necesarias?

Además de los diálogos y los chistes de pena ajena, hay personajes que actúan de manera ilógica y que conveniente están colocados para que una acción específica se cumpla porque de otra manera no sería posible, me explico; en una escena, un personaje el cuál no diré quien es, pero que la historia se encarga de remarcar que tiene pleno conocimiento de los planes de Umbrella y de lo que el virus puede causarle a las personas, tiene un arma en las manos y se encuentra en la misma ubicación con otra persona que claramente se está convirtiendo en un zombie. No ignora el hecho de que efectivamente está convirtiendo, porque él mismo lo dice en tono irónico: “Sí, el está bien ¿Quién no tose sangre cuando tiene un simple resfriado?” pero en lugar de vaciarle el cargador, le da la espalda y ya se puede adivinar que le sucede a un personaje idiota cuando le da la espalda a un zombie.

Fin de ligeros spoilers

Por otra parte, a pesar de contar con escenarios calcados del original y que serán un deleite para el nostálgico, algunos segmentos dan la sensación de estar ubicados en un set, y que además parecen sacados del Chapulín Colorado por lo acartonados que resultan. Otros, en detrimento, son evidentes que fueron recreados en una pantalla verde. Esta sensación de inverosimilitud se extiende en las criaturas: Algunas se ven decentes, pero otras, como los perros, se ven mucho peor que los aparecidos en las Resident Evil de Anderson, los cuales eran animales reales maquillados en su mayoría. Hay otro que luce peor, hasta el punto de parecer un monstruo de Doom de los noventa, pero ese dejaré que los mismos espectadores lo descubran. Sobre el maquillaje de los zombies, no esperes algo al nivel de The Walking Dead ya que aquí es muy básico, incluso recurren a las herramientas de post producción para la recreación de sangre, resultando en un aspecto muy poco natural y plástico en demasía. Sobre las ausencias hay algunas muy notables: ciertos personajes aparecidos en Resident Evil 1 y 2 no son ni siquiera referenciados, y otros que a pesar de tener un potencial enorme en una película, no asoman su “sombrero” por ninguna parte.

Sobre el apartado musical, el cual un verdadero fanático puede reconocer un par de melodías si las hubieran recreado, solo encontré una en un momento específico. Sí, es un lindo detalle, pero la banda sonora no destaca pero tampoco llega a incomodar, a excepción cuando ponen un loop con una especie de canto infantil que no pega con la atmósfera de la película ni del juego.

Resident Evil, Capítulo final.

RE: Welcome to Raccoon City es una película incapaz de contar una historia coherente, más cuando esta, en síntesis, no es compleja ni muy elaborada. Hay un exceso de personajes que se unen o separan convenientemente solo para contentar a los fanáticos de los juegos. Sí, la saga de videojuegos no cuenta con una gran historia, pero cuando se centra en aspectos más sencillos resulta lo mínimamente interesante para enganchar. En su versión cinematográfica le cuesta empatizar con el espectador. Algunos de los personajes repelen por su pobre retrato y eso que deberían ser los protagonistas de entregas posteriores, si es que se llegan a hacer (ojalá no). Aprecio el detalle de recrear grandes momentos, pero el nivel general de la película roza en el de una producción amateur. Cuesta creer que algo así provenga de una productora seria y con experiencia. Visualmente tiene aspectos positivos, como la paleta de colores que le dan un aspecto añejo a los momentos ubicados en la niñez de los protagonistas, pero de resto fotográficamente no destaca en absoluto. Las escenas de acción son breves y poco emocionantes y encima son resueltas con recursos que funcionarían bien en un videojuego, pero que en una película ciertamente dan pena ajena. Una de las peores (sino la peor) películas del año.

Y tú, ¿ya viste Resident Evil Welcome to Racoon City? ¿Qué te pareció? Recuerda dejar tus comentarios aquí en nuestras redes de FacebookInstagram o Twitter.

@jorgworldchamp I’ll buy that for a luka.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: