Reseñas Vida Gamer

PAC-MAN WORLD Re-PAC, un clásico nunca pasa de moda

Han pasado más de 40 años desde que nació el videojuego de nuestro afamado “comegalletas”, un título que terminó siendo un éxito, pues buscaba alejarse de aquellos llenos de explosiones y violencia que tanto vendían los arcades en los años 80. Con el tiempo ha sacado modos por montones, cambiado laberintos y reinventado su jugabilidad en repetidas ocasiones. De hecho, recientemente pudimos disfrutar del PAC-MAN Museum +, pero una de las facetas más recordadas fue cuando en 1999 se lanzaba su versión de plataformas, destacando junto a otros grandes como Crash o Spyro; y es que, el estilo 3D y el diseño tierno de nuestro héroe redondo es algo que aún se recuerda y por esa misma razón, Bandai Namco ha lanzado para PlayStation 4|5, Xbox Series X|S, Nintendo Switch y PC a PAC-MAN WORLD Re-PAC, un remake que revive lo que para mí, es un clásico.

Más amarillo, más bonito

Lo primero que salta a la vista es su mejora gráfica mostrando gran nitidez y animación más fluida con respecto al original. Esto se nota cuando exploramos la Isla Fantasma, atravesando diferentes escenarios: una costa pirata, unas ruinas antiguas, una base espacial, un circo, una fábrica y una mansión embrujada, que en definitiva se ven mucho mejores. Igualmente, cuando Pac-Man se coma un Power Pellet (los puntos grandes y brillantes) incrementará de tamaño y causará destrucción en el escenario, además de terror en sus enemigos fantasmales. Sin embargo, no es que se vea un progreso enorme en comparación con otros remakes, pareciera que es un juego de la séptima generación, cumpliendo apenas con la alta definición.

La parte sonora sí ha mostrado gran progreso, en donde se usan las melodías del Pac-Man clásico, pero rehechas, con más instrumentos y arreglos para darle una muy buena ambientación, además que los sonidos típicos de cuando se come un dot o una fruta se siguen usando. También se ha agregado una interpretación sonora a los diálogos, usando algo que parece ser “dialecto de los Sims”, que obviamente se subtitula, para no perder el hilo de la historia y darles más personalidad a los protagonistas. Haciendo que el apartado artístico, en conjunto resalte, mejorando todo en cuanto a su predecesor.

Si algo está bien… déjalo ser

Esta frase seguramente se repite siempre que se van realizar nuevas adaptaciones, especialmente ahora que la nostalgia vende tanto. En consecuencia, este remake es un calco de su versión original: los niveles, saltos, giros, piruetas siguen ahí, en el mismo lugar, pero no está mal ayudar a recordar a los desmemoriados y guiar a los nuevos, así que continuemos. Ahora, el arsenal con el que cuenta nuestro héroe amarillo es variado para lograr superar su cruzada, el primero es el salto básico, el cual podrá ser más alto si oprimes en medio del aire el mismo botón, haciendo que Pac-Man se estrelle con fuerza en el suelo, atacando enemigos, rebotando y alcanzando nuevas alturas; también, puedes suspenderte un poco en el aire para asegurar tus caídas tras cada salto; a su vez, puedes cargar una pequeña carrera para estrellar a tus enemigos o subir por pendientes y rampas (como Sonic); finalmente, puedes usar las galletas (dots) que hayas conseguido y lanzarlas en forma de proyectil, o mantener un botón pulsado, gastando cinco de golpe, para hacer un ataque cargado.

En este título te encontrarás puzles por resolver, saltos que realizar, jefes que derrotar y muchos fantasmas que tragar. Asimismo, en los niveles hay escondidas frutas, que abrirán caminos, ya sea para encontrar interruptores, vidas o las letras P, A, C, M, A y N, que te desbloquearán un bonus al terminar cada escenario. He incluso, abrir laberintos para jugar de forma un poco más tradicional al comegalletas (una vista cenital y cientos de dots por comer).

Por otro lado, ya han transcurrido más de dos décadas desde su lanzamiento y aunque esta capa de puntura y ajustes le ha sentado genial a nuestro Waka-waka, se hace evidente que los años pasaron y las mecánicas en torno a este juego de plataformas parecen haberse quedado un poco atrás; seguramente sea por la gran cantidad de juegos que he consumido durante estas dos décadas, pero lo sentí demasiado fácil y a veces repetitivo, una aventura que rápidamente podrás terminar (en unas cinco horas); y si logras darle al truco del tragamonedas, conseguirás acumular cientos de vidas a tu disposición, quitándole posibilidad de desafío.

Toda la familia Pac-Man

El argumento de este título nos recuerda por qué usamos la expresión <<rescaté un juego>>, ya que, en la cinemática inicial se nos muestra cómo los fantasmas han secuestrado a la Pac-Familia, a orden del malvado Toc-Man, un impostor que solo quiere llamar la atención. Así bien, nuestro héroe emprende viaje para salvar uno a uno a sus seres queridos como si de Toretto se tratase, incluyendo a Pooka del clásico Dig Dug. Una trama sencilla y que funciona, a la que no debe exigírsele más, debido a que no pretende ir más allá.

PAC-MAN WORLD Re-PAC es la oportunidad perfecta para dar un salto al pasado y pasar un buen rato, especialmente, si puedes hacerlo con algún infante de tu hogar, pues estoy seguro que lo encontrarán muy divertido. Es un juego que cumple apenas con el estándar actual y que queda atrás cuando se compara con la calidad de otras obras hechas para vender nostalgia. No obstante, logra sostenerse y entretener a quien se atreva a enfrentarse contra Inky, Blinky, Pinky y Clyde. Pues, es bien sabido, que los clásicos no pasan de moda y Pac-Man siempre será un clásico.

Hasta aquí la reseña, no te quito más tiempo para irte de viaje a la Isla Fantasma, antes de marcharte contéstame, ¿ya probaste este título? ¿Jugaste el original? ¿Waka, waka, waka, waka? Déjame tus respuestas aquí abajo en los comentarios o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you space cowboy…

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: