Reseñas Vida Gamer

¿Port o remaster? Reseña: Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning

Al parecer cuando Kaiko le preguntó a THQ Nordic, si querían un port o un remaster, estos respondieron:

¿Realmente ambos es bueno?

Sin embargo, si se promociona el juego como remaster, no deberíamos estar nombrando la palabra port, pero ¿en qué falla y en qué acierta Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning? Descúbrelo después del salto.

Antes de irnos con las cosas malas y buenas, déjame hablarte un poco del título, hace ya ocho años llegó este juego a PS3, Xbox 360 y PC, debido a la poca publicidad no tuvo las ventas deseadas, Amalur llegó a vender un poco más de 1.2 millones de unidades, puede que parezcan muchas, pero era necesario vender al menos 3 millones para costear los gastos de producción.

Pero malas ventas no siempre significa que un juego sea malo, al contrario, Amalur es uno de los mejores RPG occidentales de la séptima generación de consolas y con su extenso abanico de posibilidades jugables, este destacó mucho entre los fans y la prensa. ¿Pero y ahora?

El «remake» es otro cantar, empezando por la cantidad de bugs que contiene, muchos de ellos son «game breaking» es decir que no importa si cargas una partida anterior, el bug permanece y obligatoriamente tienes que iniciar una partida de nuevo y cruzar los dedos para que no vuelva a ocurrir.

Menos mal no me llegó a pasar esto, si no estarías viendo una imagen muy bonita adornada con un uno o tal vez un cero de puntuación, ya que es imperdonable en un RPG, un bug o situación que te haga perder más de 80 horas de juego. Sí, experimenté diferentes fallos durante mi partida, pero ninguno de ellos me hizo perder más de 10 minutos.

Dejemos de lado un momento lo malo y hablemos de lo que hace especial a Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning. Como en la mayoría de RPGs, inicias en blanco, pero este juego te lleva un poco más allá, aquí ni siquiera destino tienes. Este viaje no es igual a todos los juegos que usan al monomito o el periplo del héroe como modelo para contar una historia. No eres el elegido, eres más una coincidencia, estabas en el lugar incorrecto a la hora incorrecta.

Selección de personaje

Aquí puedes ser un mago, un ladrón, un guerrero, un mago ladrón, un mago guerrero o un guerrero mágico ladrón, todo depende de tu forma de jugar y como gastes tus puntos de experiencia. También puedes ser un experto en alquimia, en herrería o tener ese «Je ne sais quoi» para hablar con la gente y convencerlas de casi cualquier cosa. ( ͡~ ͜ʖ ͡°)

Aun así, la historia se comporta de manera lineal, no hay finales múltiples y no hay toma de decisiones, todas las opciones dadas son para ayudarte en tu camino.

Y para sobrellevar todos estos destinos, tenemos un mundo lleno elementos con quien interactuar, obviamente tendremos pueblos con personas para que nos otorguen más de 120 misiones secundarias, también hay tareas infinitas, por si quieres farmear oro o experiencia sin tener que salir al combate.

También tendremos a nuestra disposición, más de 20 clases de reactivos, para poder crear diferentes tipos de pociones que nos darán vida, maná, más experiencia, más armadura, aumentar el sigilo o nuestro poder de batalla. Pero no podrás hacer esto sobre la marcha, tendrás que ir a una mesa de trabajo, igual si quieres crear armas o armaduras, todo se comporta según las reglas de un buen RPG.

Aunque lo de crear tus propias armaduras o armas, solo lo tocarás en una que otra misión o si vas por el platino o los 1000 puntos de GameScore, todo esto es debido a que hay una cantidad ingente de loot, que puedes recoger de cofres, sitios ocultos, de los mismos enemigos e igualmente de misiones tanto principales como secundarias. Y pues esa es la forma legal de adquirirlas, también puedes robarlas de las casas e incluso irte de carterista y extraerlas directamente de tus enemigos o amigos, para el ladrón no hay distinción.

Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning

Algo que no está correctamente balanceado es la reparación de armas y armaduras, sí, al igual que en Breath of the Wild, aquí tu equipo se puede romper, tal vez no con el mismo detalle que en TLoZ, pero si la estadística está en cero, tu daño no será nulo. Por eso existen los kits de reparación que compras entre 200 a 300 piezas de oro y puedes dejar tu equipo como nuevo con 5 o 6 de ellos, pero si vas a donde un herrero profesional, te tendrás que gastar mínimo 60.000 piezas para reparar todo y ni siquiera te da algún estado beneficioso adicional. Al parecer, el herrero te cobra el IVA, el ICA, la retefuente y hasta le pagas el arriendo del local.

¿Y por qué se rompe el equipo? Pues de todo el uso excesivo que le darás, aquí el combate en la premisa principal, estarás peleando la mayor parte del tiempo, casi el 90% de las misiones se resuelven a golpes y viajar por el mundo no es muy seguro así que te encontrarás con bastantes enemigos. Por lo menos no tenemos encuentros aleatorios, podrás ver en todo momento a tu enemigo e incluso con la pericia adecuada, podrás viajar largos tramos sin tener que luchar.

En el combate puedes usar, espadas, mandobles, martillos, chakrams (una especie de búmeran redondo), cetros, báculos, dagas y espadas Fae. Mi consejo para mantener a raya a los enemigos es usar un mandoble como arma principal, es lento, pero tiene un índice muy alto de daño y como arma secundaria los chakrams, son muy rápidos y hacen daño al ir y venir.

Pero si no te acostumbras a estas armas, puedes pedir a un tejedor del destino, que reacomode tus puntos de experiencia, así puedes ir cambiando tus estadísticas y al final quedarte con la que más te sientas a gusto, eso sí trata de hacerlo pronto ya que tienes mucho que recorrer.

Mapa de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning

El mapa es muy extenso y no contarás con viaje rápido hasta que descubras cada sitio, así que la mayoría del tiempo irás a pie, lastimosamente no contamos con monturas para hacer más ameno el trayecto, igualmente el paisaje no es super espectacular, como para incentivarte a explorar, algunas mazmorras tienen algunos detalles bonitos, pero al estar más en un punto intermedio entre port y remaster el apartado técnico no es su punto fuerte.

Ahora bien, en cuestiones sonoras el juego cumple con su cometido, hay algunas canciones épicas y amenizan muy bien cada combate o cinemática, pero donde está la magia es en el trabajo de voz, es simplemente espectacular, sobre todo cuando encuentras piedras del saber, al activarlas te cuentan una historia ya sea cantada como un bardo o leída como una epopeya, pero este trabajo no es nuevo, son las voces del juego de PS3, pero esto es muy bueno, haberlas cambiado hubiese sido un error garrafal.

Es tiempo de hablar de lo malo, lo primero que notarás al jugar este RPG es el fallo en la luz ambiental.

¡Prendan la luz!

Sí, así se ve dentro de las mazmorras, es necesario que subas tanto el brillo de tu televisor como el del juego, afuera es diferente.

🎺¿Cómo estás astro de fuego? ¿Cómo estás amigo sol? Alumbrando noche y día, dándonos, luz y calor. 🎺

Tenemos el brillo justo e incluso en las noches se ve muy bien, pero si entras a cualquier locación interior notarás la diferencia, igualmente el trabajo de texturas no es el mejor, sobre todo en los cielos y árboles, algunos de ellos sus ramas son 4 planos con textura de hojas y transparencia, como en las épocas de PS1.

Para finalizar, se puede concluir que el juego es un buen port y un mal remaster y el punto medio no es bueno para este tipo de títulos, donde un error puede costarte horas de dedicación, menos mal todo esto es corregible con actualizaciones, ojalá Kaiko y THQ Nordic tomen cartas en el asunto y eliminen todos estos bugs y mejoren esos detallitos que harían grande de nuevo a Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning. Por esto, no me queda más remedio que dar un 6.0 de calificación a un juego que en su época era un diez rotundo.

Ahora es tiempo de que me cuentes, ¿jugaste Kingdoms of Amalur en PS3 o Xbox 360? Déjame tu comentario aquí abajo o en FacebookTwitter e Instagram.

@Relict King – Hail to the King.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: