Reseñas Vida Gamer

Reseña de Leyendas Pokémon: Arceus, otra manera de “atraparlos a todos”

Game Freak reconstruye por completo las reglas de juego para darnos una obra divertida y emocionante, que solo falla en su apartado técnico.

“Atrápalos a todos” ha sido siempre el objetivo del universo Pokémon. La canción del anime, la colección de cartas y el Pokédex de los juegos giran en torno a ello. Quizá por ese respeto casi sagrado hacia la consigna principal y lo que emana de ella (así como por cierto conformismo), The Pokémon Company había sido muy reticente a que Game Freak desarrollara un juego de la franquicia que rompiera con el diseño tradicional que tanto éxito ha dado a las entregas anteriores. Incluso el reciente Pokémon Espada y Escudo, con sus aportes novedosos y algo atrevidos, mantenía el molde principal. Hoy, con la llegada de Leyendas Pokémon: Arceus, finalmente hay un golpe en la mesa que reorganiza el fondo y nos permite a los jugadores “atraparlos a todos” desde un enfoque diferente. Porque sí, la consigna es la misma, pero no lo son sus razones ni sus consecuencias. A pesar de un infortunado y poco pulido apartado técnico, estamos ante la obra que necesitaba la franquicia.

Debido a este salto disruptivo, el juego nos pedirá paciencia al inicio. Tanto nuestro personaje como nosotros (seamos nuevos o no en la franquicia) entramos en un mundo desconocido en el que hace falta uno que otro tutorial para ubicarnos. Nos encontramos en una época anterior a la de las otras entregas y aquí nadie se preocupa por ganar ligas ni combates Pokémon. La prioridad es, más bien, investigar a las criaturas y crear la primera Pokédex de la historia. Es un giro sutil, pero contundente y refleja una clara intención: este juego va mucho más de exploración que de combate estratégico. Antes de soltarnos, la introducción se encarga de dejar las nuevas reglas claras. Una vez lo hace, nos convertimos en parte del grupo de investigación del Equipo Galaxia (cuyos valores e intenciones distan de aquel que vemos en Pokémon Diamante y Perla) y somos libres.

¿Libres para qué? Para capturar a los Pokémon, claro está. Y es ahí en donde Leyendas Pokémon: Arceus hace clic en la cabeza. El inicio lento se justifica cuando, sin mediar combate alguno, vemos por primera vez a un Bidoof comer la baya que le lanzamos desde unos matorrales para que se acerque y poder capturarlo. Vinimos a conocer a los Pokémon, a documentarlos y a aprender cómo vivir con ellos. No todos comen lo mismo, ni miden lo mismo, ni reaccionan igual al vernos. La curiosidad por entender cada especie de Pokémon le da vida a un juego que recompensa muy bien la exploración. “Atraparlos a todos” es el objetivo (más que nunca) y la razón para hacerlo no es la ambición competitiva de nuestro personaje, sino la curiosidad por lo desconocido.

“De expresión simplona y estoicismo apabullante. En ocasiones se cuelan en la villa como si tal cosa y se dedican a mordisquear los edificios”: Descripción de los Bidoof en el Pokédex de Leyendas Pokémon: Arceus.

Eso sí, con una captura no bastará para obtener toda la información de cada Pokémon. Para completar una entrada de la Pokédex, debemos cumplir unas tareas específicas para cada monstruo. Algunas se enfocan en el combate, como derrotar varios ejemplares de ese Pokémon, o verlo utilizar cierto tipo de movimientos; mientras que otras apuntan a la exploración, como hacer varias capturas en condiciones específicas. No hace falta completar todas las tareas y depende de nosotros elegir si queremos enfocarnos más en combatir o en capturar. Eso hace la experiencia libre y sencilla para cualquier tipo de jugador. Entre expedición y expedición, podemos completar varias tareas sin sentir que cortamos el ritmo de la aventura.

Nuestro centro de operaciones es Villa Jubileo. Ahí recibimos la mayoría de las misiones de la campaña y las secundarias. La historia, si bien tiene un conflicto (que no pretendo spoilear), gira en torno al objetivo de completar la Pokédex mediante viajes a las distintas zonas del mapa de Hisui, nombre de la región en la que estamos y que luego se convertirá en la Sinnoh de Pokémon Diamante y Perla. Las misiones secundarias son peticiones de los habitantes del pueblo a cambio de recompensas y son tan variadas como interesantes. Aunque muchas se tratan de buscar una cantidad determinada de un objeto o capturar a un Pokémon, son divertidas y no se sienten como una carga artificial de tiempo. Al final, nos pasamos el juego entero explorando y siempre podemos aprovechar para hacer uno o dos favores. Los habitantes del pueblo lo agradecen y algunas recompensas nos hacen la aventura más sencilla.

Aparte de las misiones, la Villa ofrece distintos espacios. Hay un corral en el que están los Pokémon capturados y en el que podemos elegir cuáles hacen parte de nuestro equipo. El pueblo también tiene espacios para cambiar la ropa y el pelo de nuestro personaje. Igualmente, tenemos a disposición algunas tiendas para comprar objetos y materias primas. Estos locales son útiles, pero no necesarios, pues nosotros mismos podemos recoger materia prima en las zonas de exploración o fabricar objetos (sí, también las pokebolas) sin pasar por ellos. Resumiendo, la Villa funciona como un lugar para volver entre expediciones, abastecernos, buscar misiones nuevas y salir. En todo caso, dentro de las zonas de exploración, hay campamentos para hacer el reabastecimiento, crafteo de objetos y recuperación de Pokémon más accesibles, por lo que no siempre es necesario volver al pueblo.

La Villa Jubileo es acogedora y cambia conforme su población aprende a convivir con los Pokémon.

En ese bucle de exploración y descanso, Leyendas Pokémon: Arceus consigue el éxito. La Villa nos da excusas para salir, capturar a los Pokémon y completar entradas de la Pokédex mientras cumplimos otras misiones. Nos podemos perder durante horas en una sola zona de exploración para realizar varias de estas actividades y encontrar algunas sorpresas. Los Pokémon Alfa hacen parte de esto último. Son ciertos ejemplares más grandes y fuertes que sus homólogos y capturarlos implica un reto superior pero también una recompensa interesante. Conforme avancemos en la historia y podamos atrapar a Pokémon más fuertes, nuestro equipo se irá llenando de este tipo de criaturas especiales. Capturarlos no solo supone una satisfacción especial, sino un añadido importante que facilita los combates.

Y si hasta ahora me detengo en las peleas es por una razón. Como ya comenté, el juego rompe con las bases de las entregas anteriores. Estas se apoyaban mucho en un excelente sistema de combate por turnos. En Leyendas Pokémon: Arceus todavía está ese sistema, pero es más accesorio que nunca. Quien busque el reto de grandes batallas contra NPC u otros jugadores online, no encontrará en esta entrega nada de eso. El combate aquí cumple con las mismas reglas de tabla de tipos y movimientos por turnos, pero facilita todo en el proceso para que funcione como un trámite de la exploración. El juego siempre nos dice qué movimientos son más o menos eficaces y las barras de vida bajan mucho más rápido que en otras entregas. Si entendemos la estrategia básica, serán sencillos de superar. También hay otro tipo de combate, que no es por turnos, entre los Pokémon y nuestro personaje. En ellos, nosotros podemos evitar sus ataques con una esquiva o corriendo, así como lanzarles objetos para escapar o lanzar una pokebola con un Pokémon nuestro para iniciar el combate clásico.

Ahora, existen momentos especiales de la trama principal en la que nos enfrentamos a Pokémon muy específicos bajo esta nueva modalidad de combate. No es aquí en donde Leyendas Pokémon: Arceus, destaque mucho, pues la cámara suele incomodar y los movimientos de nuestro personaje no son lo suficientemente finos para estos enfrentamientos. Aporta lo suyo a nivel narrativo, pero sin destellos en la jugabilidad.

Al iniciar un combate, la arena hace parte del mapa y podemos mover al jugador mientras dura la batalla. Aunque es un añadido inmersivo, pierde la gracia por culpa de una cámara que no siempre escoge los mejores ángulos iniciales.

Debido a la simplicidad del combate, el multijugador no cuenta con arenas competitivas. En cambio, la interacción con otros jugadores se limita al intercambio de Pokémon y rescate de objetos. En cuanto a lo primero, funciona casi igual que en otros juegos de la franquicia. Incluso, las evoluciones de Pokémon que suceden mediante intercambio se mantienen. Desde muy temprano en la partida, podemos interactuar en salas para negociar y pasar Pokémon sin mayores problemas. Por otro lado, la segunda mecánica de rescate de objetos es nueva y recoge ideas de juegos como Death Stranding. Durante la exploración, nuestro personaje puede quedar inconsciente si es impactado por varios ataques de Pokémon o cae desde una altura significativa. En ese caso, perderemos algunos objetos que tengamos en la mochila (o almacenados en nuestro baúl de la Villa -decisión que me parece errada-) y dependeremos de que otro jugador los recupere en su partida. Asimismo, por nuestro mapa siempre habrá algunos objetos perdidos de otros jugadores y que podremos recoger para que se envíen a su propietario a cambio de unos puntos redimibles en la Villa para comprar ciertos objetos.

La carencia de un multijugador competitivo es un movimiento arriesgado en una franquicia famosa por su combate, pero, de nuevo, esta vez no se trata de pelear. Es una decisión que no hace peor al juego. No puedo decir lo mismo de los controles y menús, que en otras entregas destacan por su practicidad y sencillez, mientras que aquí no son fáciles de entender. Leyendas Pokémon: Arceus es un buen juego, pero tiene puntos bajos y unos de ellos son la manera en la que navegamos alrededor del juego y la distribución de botones. Acabé la campaña principal y sigo sin poder automatizar en mi cabeza en qué botón están algunos menús. Además, navegar a través de ellos no siempre es intuitivo y toma un tiempo acostumbrarnos a usarlos.

Y si hablo de defectos, es hora de comentar el mayor problema de Pokémon Leyendas: Arceus. El juego no está pulido en su apartado estético ni técnico. En esos primeros compases, cuando la obra no ha revelado su verdadero poder, es imposible ignorar los constantes poppings (apariciones de texturas, objetos y personajes de manera repentina y poco sutil) y la falta de detalle en algunos pedazos del mapa. En un juego de exploración, es importante ver qué hay en el horizonte y no fue nada divertido pensar varias veces que tenía el camino libre para, de repente, darme cuenta de que me esperaba un Pokémon Alfa justo al frente. En una consola que ha podido reproducir Zelda Breath of the Wild o una versión optimizada de The Witcher 3, que un juego AAA tenga estos errores es lamentable. Leyendas Pokemon: Arceus no necesariamente es feo, pero está inacabado en su parte técnica y visual.

El ahorro de polígonos y la falta de detalle en el paisaje hace que el mundo se sienta vacío, cuando no es así. Es más, esta playa tiene por lo menos un Pokémon Alfa (ahí te dejo el dato).

Esa deficiencia es un lunar muy mediático que le ha costado ser víctima de memes y quejas, en muchos casos exageradas e injustas. Aunque debemos hacer la crítica, el defecto técnico de Leyendas Pokémon: Arceus no daña la increíble, divertida y adictiva experiencia que sus mecánicas ofrecen. No solo es el juego más atrevido de Pokémon, si no es la nueva base a partir de la que Game Freak debe trabajar para futuras entregas. Como consumidor de la franquicia, me volví a enamorar de un universo que hace rato no me sorprendía. Con un poco más de apoyo por parte de The Pokémon Company, los tiempos y el dinero suficiente le pueden dar a Game Freak lo necesario para publicar algo excelente con esta nueva fórmula. Por mi parte, invito a cualquier fan de la franquicia o a nuevos curiosos que le saquen un espacio a Leyendas Pokémon: Arceus. Tras 29 horas de juego y la historia principal terminada, quiero seguir explorando su mundo. “Atrápalos a todos” nunca tuvo tanto significado para mí como ahora.

Y tú: ¿listo para atrapar un Bidoof? Déjame tu comentario aquí abajo o en FacebookTwitter e Instagram.

AndyalHabla – What is the downside to eating a clock? It’s time-consuming.

6 comments

  1. Excelente reseña!
    De manera completa y sin detallar elementos que podrían afectar la sorpresa del jugador, me hace sentir cierto interés y atracción por una franquicia de la cual nunca he sido fan (en términos de juegos)
    Le daré la oportunidad a esta entrada.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: