Reseñas Vida Gamer

Legend of Mana, un libro de magia devuelto a la vida

Hace muchísimo tiempo tuve la oportunidad de acercarme por vez primera a la serie de videojuegos Seiken Densetsu, no había escuchado de ella y por aquel entonces uno compraba los juegos por recomendación de algún amigo o porque la portada era bonita. Así bien, otro de mis criterios de compra era la compañía que lo desarrollaba, por ende, ya habiendo jugado Final Fantasy, sabía que Square Soft era sinónimo de calidad, entonces venga esa compra y probemos Legend of Mana, un juego que me atrapó desde su hermosa introducción, con las imágenes de lo que me esperaba y un piano melancólico de fondo; solo bastaron unos minutos para entrar al mundo mágico de Fa’Diel. Hoy, 22 años después de su lanzamiento tuve la oportunidad de jugar su remasterización, lanzada para PlayStation 4, Nintendo Switch y Steam, y verme envuelto en un inevitable torbellino de nostalgia.

La magia del Fa’Diel

Debo resaltar que uno de los apartados más importantes y que más me ha gustado es el de los escenarios, los cuales siguen siendo los mismos que veíamos hace tanto tiempo, pero retocados, subidos a alta definición, sencillamente espectaculares, cada pantalla se muestra como una obra de arte. Sumado además a las nuevas imágenes que agregaron al intro, en donde vemos a esos personajes memorables convertidos a una estética anime, representando lo que viviremos en el viaje. Sin embargo, mantuvieron los diseños de los personajes en pixel in-game, y se entiende, pues la idea era conservar la misma esencia de lo que tanto nos había enamorado, pero, esto hace que haya una fuerte disparidad en la belleza de los escenarios y los pixeles de los protagonistas, que puede llegar a molestar a más de uno. De igual manera, los menús se muestran exactamente igual a como eran hace 22 años, y, creo yo, que en este punto pudieron apostarle a mejorar los retratos de los personajes y hacer más atractiva la interfaz, pues se mantendría la idea de la remasterización y se aprovecharían mejor las nuevas resoluciones en la pantalla.

Ahora, la música, la música, la música. No sé qué decir de ella, me quedo sin palabras. Tal como resalté en la introducción, solo bastaba el piano para hacernos viajar. Para esta adaptación hubo una revisión de los temas que nos acompañan en la aventura y fue lo mejor que pudieron haber hecho, suena simplemente genial. Las melodías nos transportarán desde la tristeza hasta la algarabía con una facilidad asombrosa. Aun así, si eres de los que disfrutan el juego en su forma original, puedes cambiar en las opciones y jugar con la música tal y como sonaba hace dos décadas.

La sencillez de antaño

The Legend of Mana es un ARPG, que funciona de una forma muy sencilla. Primero, los movimientos básicos son dos, ataque fuerte y ataque débil (X-A ó ∆-○, respectivamente), como bien se sabe, el ataque fuerte no permite hacer combinaciones y es más lento, en cambio, el ataque débil permite hacer sucesiones de golpes, por lo tanto, la idea es combinar los ataques para obtener mejores resultados. Segundo, en los otros dos botones (Y-B ó □-x, respectivamente) asignas la habilidad a tu elección que hayas aprendido, pudiendo escoger entre saltos, contraataque, bloqueo, botes, etc. Y finalmente, en los gatillos podemos asignar técnicas especiales, que se aprenden según el arma que llevemos equipada.

Los combates están predeterminados en cada pantalla, de hecho, podemos ver a los enemigos antes de batirnos contra ellos, aquí debemos eliminarlos a todos para continuar y como ventaja adicional disponemos de una habilidad pasiva predeterminada por personaje, que se activa cuando nos acercamos a nuestros aliados. También, luego de conectar suficientes golpes, podremos liberar nuestra técnica especial, que hará mucho daño. Ahora, como recompensa, al final de cada encuentro podremos recibir cristales de experiencia (para subir de nivel), Lucre (la moneda de este juego) y materiales (para fabricar objetos).

A saber, centrémonos rápidamente en este apartado, en Legend of Mana podremos fabricar diferentes objetos:

  • Instrumentos: Sirven para obtener el favor de espíritus elementales a través de la música y también hacer magias en combates.
  • Armas: No hay que ser un genio, puedes fabricar las armas para usarlas después y darles estadísticas extra según el tipo de material que uses.
  • Golems: Estos acompañantes robóticos te ayudarán en tus peleas y según su fabricación tendrán movimientos diferentes.

Conjuntamente, también podremos reunir semillas y dárselas a un antiguo roble en nuestro jardín, que cultivará frutas muy raras y nos premiará con nuevas semillas para repetir el proceso. Estas frutas podemos usarlas para alimentar a nuestros monstruos. Así es, en nuestra casa también tenemos un establo, donde podremos criar monstruos desde que están en el cascaron, alimentarlos y subirlos de nivel, ya sea pidiendo que viajen con nosotros o pastando en nuestro corral. Por último, podemos mandarlos a Ring Ring Land, un mini-juego que funciona como un Tamagotchi, en donde nuestra mascota deberá sortear un tablero y, además, se pueden conseguir herramientas para nuestra aventura. Como dato curioso, este mini-juego fue lanzado para el periférico PocketStation por allá en 1999.

Agregar finalmente, que el juego se puede jugar de forma cooperativa, pues en las misiones que nos deparan, muchas veces estaremos acompañados de otro personaje, el cual puede ser controlado por otro jugador, añadiendo más diversión a la aventura.

Crea tu propio mundo, sigue tu propia historia

Más arriba he señalado que este juego fue lanzado en Japón hace 22 años y en Estados Unidos 21, no fue lanzado en Europa, por lo tanto, no logró romper la barrera del idioma. Aun así, me atreví a jugarlo con diccionario en mano, pero hubo muchas cosas que no entendí, mi incipiente inglés tampoco ayudaba y la forma en que este Legend of Mana cuenta su historia también aportó a que nunca tuviera la oportunidad de terminar el título.

Ahora, en esta remasterización y con diálogos por primera vez en español, se nos permite ahondar de forma más sencilla en el mágico mundo de Fa’Diel y entender que somos nosotros quienes avanzamos en la historia tal y como sea nuestro parecer. Pues, empezamos en un mapa, aquí elegiremos la ubicación donde poner el primero de muchos artefactos, el cual se transformará en nuestra casa, el epicentro de nuestra aventura. Así bien, cada vez que completemos ciertas misiones, a modo de recompensa, nos darán más artefactos, los cuales se ponen en el mapa y crean nuevas ciudades y mazmorras por visitar. Convirtiéndose en nuestra elección cómo distribuir y construir el mundo; es importante tener en cuenta que entre más lejos se encuentren los artefactos de nuestro hogar, más fuertes serán los enemigos.

En cada uno de estos lugares se desarrollarán muchas historias, que no tienen una linealidad clara al principio y solo buscan ir develando poco a poco la historia detrás de Legend of Mana, con el tiempo nuestro personaje principal (hombre o mujer) irá adquiriendo un carácter más protagónico y terminará envuelto en una campaña por salvar el Árbol de Maná y restaurar el equilibrio en el mundo de Fa’Diel. Una historia que nos transportará entre la jocosidad y las bromas infantiles hasta la seriedad hallada en la traición y el honor.

Una joya enterrada en la nostalgia

He puesto este subtitulo para concluir con la reseña y hacer referencia a lo conseguido por M2 y Square Enix en esta remasterización. El título consigue llenarnos rápidamente de recuerdos y sonrisas melancólicas cuando encontramos todo en el mismo lugar de hace tanto tiempo; la música, aunque revisionada, tiene las mismas melodías; los escenarios en alta definición son exquisitos; los elementos en pantalla que se mantienen en pixel contrastan de forma curiosa y terminan por brindarnos ese toque nostálgico del que tanto hablo. Sin embargo, para nuevos jugadores, no va a resultar tan atractivo, pues el contraste entre los nuevos escenarios y los sprites de los personajes se ve demasiado, situación que se repite con los menús de combate y los iconos de nuestros héroes. Además, la dificultad de los combates no es muy alta, sin importar que tan colosales e imponentes se vean los enemigos.

Así bien, The Legend of Mana es una excelente oportunidad para volver a caminar por aquellos sitios donde uno amó la vida, donde la magia está ahí, a cada paso que se da. Sigue siendo la posibilidad de que nuevos jugadores se sumerjan en la saga de Seiken Densetsu, principalmente si disfrutan de lo retro y lo vintage. Es indudablemente un título que aporta bastantes horas de diversión, sumado a la posibilidad de jugar con alguien más en tu hogar. Sencillamente, un juego muy recomendado.

Ahora cuéntame, ¿jugaste este título en PS1? ¿Le darás una oportunidad a este ARPG? ¿No te parecen increíbles los diseños anime de los personajes? Déjame tu respuesta aquí abajo o en Facebook, Twitter e Instagram.

Caminar por aquellos sitios donde uno amó la vida.

Calachoowie te dice, see you space cowboy…

Nota del editor: Reseña hecha con una copia digital de Legend of Mana para PS4 brindada por Square Enix.

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: