Reseñas Vida Gamer

Reseña Xenoblade Chronicles 3, por esto es que luchamos

Una espera de cinco años ha llegado a su final, la “continuación” de Xenoblade Chronicles 2, ya está con nosotros, y aunque no es una secuela directa, sí tiene mucho que ver con los anteriores juegos, sin embargo, no te puedo explicar con muchos detalles, ya que entraríamos al territorio de los spoilers y tú sabes que:

Lo que si te puedo contar es que Xenoblade Chronicles 3, es la perfección llevada al mundo de los videojuegos y el JRPG. Una historia que te engancha desde el primer minuto, combate caótico, pero a la vez lleno de estrategia y planeación, gráficos que llevan a la Switch al límite, música que te eriza la piel, personajes llenos de carisma y personalidad los cuales vas a recordar para siempre.

En fin, todo lo que esperábamos de Monolith Soft, pero elevado al infinito más uno. Sin más, abróchate el cinturón e iniciemos este viaje por el mundo de Aionios y comencemos con la reseña de Xenoblade Chronicles 3.

Por esto es que nacimos.

Como te dije más arriba, no vamos a tener ningún tipo de spoiler, pero si tengo que hablarte de la historia, aunque no entraré en muchos detalles para que disfrutes de la mejor manera este juego. En Aionios, “nacemos” ya grandecitos, entre 9 a 12 años, además solo tenemos una década de vida, pero no es para pasarla con nuestra familia o tener una infancia común, nacemos para luchar.

Keves y Agnus, se hallan en una guerra interminable, no por dinero, poder o recursos naturales, sino por la vida misma de sus contrincantes, al morir en batalla, se libera la esencia vital de cada ser humano. Esto es recolectado en los infames Relojes de Llamas, que su vez están ligados a cada combatiente de su respectiva facción, lo que hace que entre más enemigos elimines, te hagas más fuerte.

Por lo que tu motivación principal en este mundo es acabar con todos los enemigos posibles y hacer que el Reloj siempre esté lleno. Además, mantenerlo de esta forma hace que tu colonia empiece a subir de rango, haciendo que la Reina, te otorgue más y mejores suministros, brinde más recursos para mejorar la infraestructura de la colonia, y así finalmente llegar al rango oro y dejar de luchar.

Por esto es que nos revelamos.

En cierta parte de la historia, conocemos a Mio, Tahion y Sena, tres guerreros de la nación de Agnus que, por azares del destino, se nos unen luego de recibir el poder Uróboros, una magia ancestral que permite a una pareja convertirse en una especie de robot orgánico de gran poder.

Este suceso hace que seamos parías, rebeldes ante un sistema de opresión, que el mundo acepta sin cuestionarse, además somos vistos como demonios ante los ojos de nuestra propia especie. Así que emprendemos un viaje hacia Fendespada, donde se nos revelaría la verdad. Pero llegar allí no será fácil, deberemos recorrer un gran mundo donde casi el 100% de la fauna nos quiere para su cena.

También nos encontramos en una contrarreloj, uno de nuestros compañeros está a tan solo tres meses de cumplir sus diez años, por lo que los sentimientos frente a una súbita muerte inundan cada conversación. Depresión, negación e incluso hasta ira, son mostrados de tal forma que te involucras en cada línea de texto, haciendo que sus problemas también se conviertan en tuyos. Logrando que en ciertas partes de la historia grites y saltes de emoción, pero también llegará el momento en que solo el silencio te acompañará mientras una lágrima baja lentamente por tu mejilla.

Por esto es que luchamos.

Durante las más de 100 horas que te llevará completar la historia principal, vas a estar un 80 % del tiempo combatiendo y allí se encuentra uno de los puntos más fuertes del videojuego, explicarlo en detalle haría que esta reseña fuera más larga que el especial de la saga (el cual te recomiendo leer sea antes o después de jugar este título). Asi que voy a tratar de simplificar un poco.

Aunque pueda parecer extraño, luego de un par de horas jugando esta imagen llena de iconos, líneas y alertas, tendrá todo el sentido para ti.

Al entablar una batalla, el personaje que manejes (puedes controlar a los seis principales) luchará de forma automática con golpes sencillos, a medida que avances se te otorgarán artes que deberás activar en el momento exacto que golpeas a un enemigo, esto se llama Cancelación. Realizar esto con el timing perfecto, hará que las demás artes se rellenen más rápido y el ritmo de la batalla sea más dinámico.

También se encuentra el arte personal, un poder devastador que se rellena según la clase que utilicemos, si usamos un sanador, el arte llegará al 100 % al curar a nuestros aliados o aplicar estados alterados a nuestros enemigos.

Ahora bien, habrá rivales que nos pondrán las cosas un poco complicadas y para ellos están dos sistemas devastadores, el primero de ellos es la transformación Uróboros, aquí dos de nuestros personajes se fusionan en un robot con la misma mecánica de cancelación, pero esta vez hacer esto subirá nuestro arte personal, permitiendo efectuar un combo devastador.

Pero no basta con volverse robot y ya, también, esta transformación cuenta con un sistema de vínculo que al llegar a tres hará que podamos aplicar estados alterados con nuestras artes, además también el daño y velocidad serán mayores. Sé que estás pensando en simplemente convertirte en Mecha todo el rato, pues te cuento que esto no es posible, ya que tenemos un medidor de calor, que al llegar al máximo hará que esta fusión se diluya y entre en enfriamiento, haciendo que no podamos transformarnos de forma inmediata.

El segundo sistema son las Cadenas, aquí todos los personajes atacan en un orden elegido por ti y aportan puntos a un ataque principal, esto hace que el daño y la experiencia se multipliquen. También puedes convertirte en Uróboros durante las cadenas, solo tienes que usar a Noah, seguido de Mio, Tahion luego de Eunie o Lanz después de Sena (en viceversa también funciona) y en el tercer turno podrás realizar un arrasador ataque especial, donde las dos formas de Uróboros convergen.

Por esto y por muchas cosas más.

Xenoblade Chronicles 3 tiene muchísimas actividades que realizar, no solo es ir del punto A al B, combatir, ver una cinemática y continuar. Por ejemplo, podemos cocinar en los campamentos o cualquier otro punto de reunión que lo permita, esto nos dará estados beneficiosos como más experiencia, puntos de clase, mejor botín, etc.

El entrenamiento también es algo para estar muy pendiente, ya que existen dos tipos de experiencia, la adicional y la básica, esta última se gana únicamente en las batallas, la adicional la dan las diferentes misiones secundarias, más los descubrimientos que vayamos haciendo en el mundo. Al usarla subiremos de nivel bastante rápido, más que si nos pusiéramos a grindear dos horas con Gonzez El Inmóvil, así que encuentra el equilibrio entre misiones y luchar.

Pero solo subir de nivel no nos hará más fuertes, los complementos como brazaletes, gorras o cadenas, nos brindarán ciertas ventajas al combatir. Estos elementos los podrás comprar en las diferentes tiendas y también los encontrarás regados por los escenarios. Ahora bien, complementar los accesorios con las gemas, en definitiva en la estrategia ganadora.

En los campamentos, Riku te ayudará a forjar gemas de todo tipo, algunas te darán más puntos de vida, velocidad, defensa e incluso devolver parte del daño que te realizan. Para crearlas necesitarás diferentes tipos de coleccionables, al igual que Cilindros de Eter, estos únicamente se encuentran en las vetas que verás por el mundo, así que cada vez que veas un punto verde en el piso corre a rellenar tu reserva.

Otra cosa que podemos hacer en los campamentos es echar chisme, digo charlar. Con esta opción recopilamos la información que hemos recibido de las colonias y el mundo, algunas de estas conversaciones se vuelven misiones secundarias, o simplemente experiencia adicional. Para activarlas, solo tenemos que estar pendientes a los símbolos de atención cuando estés en lugares concurridos por humanos.

Para algunas misiones, será necesario tener a un personaje en específico para activarla.

Mientras que si ves este anuncio en el mundo exterior, puede significar dos cosas, una que vas a luchar, otra, que vas a caminar muy lejos. Si ves a grupos enfrentándose, (pueden ser monstruos o humanos) puedes unirte a uno de ellos y al ganar, te llevarás algo de experiencia adicional, monedas o Doblones Nopon, con ellos puedes cocinar o fabricar gemas si estás corto de materiales.

Si a lo lejos ves un icono de un contenedor y luego humo rojo, corre porque la reina ha enviado suministros, aunque algunas veces algunos soldados llegarán antes que tú y deberás resolver quien se queda con los materiales a punta de espadazo limpio.

Obviamente en un mundo tan grande, vas a encontrar muchas personas que compartirán tus ideales, eso sí, solo uno te podrá acompañar mientras luchas, pero qué hacer si me gustó su estilo de lucha, pero quiero llevar a otro compañero. Pues simplemente usas su clase, cada nuevo personaje que se una a tu aventura desbloqueara una clase que podrá ser usada de forma inmediata por uno de tus personajes.

Mientras que si quieres que otro personaje o incluso dos a la vez la utilicen, tendrás que liberarla, esto se hace simplemente llevando al nuevo personaje contigo en el grupo o a alguien que ya tenga la clase equipada. El nivel máximo de estas clases al principio será 10, pero luego de que avances más en la historia podrás superar este número.

También el encontrar nuevos amigos, hará que el mundo se expanda para que lo recorras, ya que liberarás los llamados Poderes de Grupo, que te permitirán, escalar, subir pendientes muy inclinadas e incluso deslizarte en tirolinas. Otra gran forma de recorrer este inmenso planeta es empleando a Frontera, un tipo de barco acorazado que te permitirá recorrer los océanos más rápidamente, además, también funciona como cocina, forja, lavadero (tanto para limpiar tu equipamiento como para echar chisme) y lugar de entrenamiento portátil. Lo único malo que vi con este medio de transporte es que no puedes hacer viaje rápido para llegar directamente a él. Tienes que viajar a una playa y luego si embarcar.

Por esto es que necesitamos una nueva Switch.

Llegando a la parte técnica, ya no tengo tantas alabanzas, el juego se ve genial, lleno de vida, pero empezamos a notar que Nintendo necesita una nueva consola con mucha más potencia. En algunos sectores las texturas carecen de detalles, en modo portátil el popping se nota bastante, sobre todo en sitios con mucha vegetación. Esto no hace que el juego se vea tan mal como Ark, ni más faltaba. Pero sí nos hace decir «Ey, con un poquito más de potencia, esto se vería sublime».

Por el lado de la música, solo puedo decir que la palabra perfección le queda corta, tonadas épicas, unas de ellas con voces que te harán erizar la piel, sobre todo en los jefes finales. La actuación de voz es increíble, los actores le dieron una personalidad única a cada uno de los personajes, tanto principales como secundarios.

Finalmente, por todo lo que acabas de leer, le doy la clasificación perfecta a Xenoblade Chronicles 3, los pequeños problemas gráficos, no empañan esta ejecución perfecta de cómo hacer un videojuego, de cómo hacer un JRPG, de cómo entregar una historia que se hace personal, de cómo crear seis personajes con personalidades tan únicas, con sus virtudes y defectos. Y lo mejor, de crear un juego que dura más de 200 horas y aun así se te hace corto.

Y llegamos al final, siento que me faltaron cientos de cosas por contarte, como la mecánica de Tritón y los monstruos únicos, la colecciopedia, los puzles ambientales, los ferronis. Pero todo eso se descubre mejor cuando lo vives personalmente. Agradezco a Nintendo y Monolith Soft, por traernos, el mejor Xenoblade desarrollado a la fecha y uno de los mejores JRPG de la historia, por escuchar a los fans y hacer todo eso que pedimos luego de Chronicles 2, por darnos un final perfecto para esta trilogía. Por dar un golpe en la mesa y decir que los videojuegos para un solo jugador todavía son importantes, ya que por esto es que muchos gamers luchamos.

@Relict King – Hail to the King.

5 comments

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: