Reseñas Vida Gamer

Sifu, las artes marciales hechas videojuego

Cuando pensamos en juegos de pelea es común que a nuestra cabeza lleguen las imágenes de dos contrincantes enfrentándose en un escenario en 2D, probando combos y realizando especiales hasta que el otro caiga. Cuando pensamos en un beat ‘em up, tendremos los mismos escenarios en dos dimensiones y un montón de enemigos en pantalla, mientras machacamos botones para eliminar a todos. No digo que esté mal, digo que gracias al juego lanzado por el estudio francés Sloclap se ha reinventado un género, ofreciéndonos acción a raudales en PlayStation 4/5 y en Microsoft Windows. Hoy La Vida es un Videojuego te trae la reseña de Sifu.

El arte en las artes marciales

De entrada, veremos un juego bellísimo, que, gráficamente no es realista, sino pretende más bien acercarse a un estilo comic en sus personajes. Sifu posee una fuerte estética oriental, por lo tanto, los escenarios son espectaculares; viajando por la ciudad caminaremos entre suburbios, corporaciones internacionales, montañas e incluso a través de la mente perturbada de una artista. Siguiendo esta línea, la animación es impecable y los combates son fluidos, sintiéndote como un luchador auténtico cada vez que aprendes cómo sortear a cada tipo de enemigo. Incluso, el equipo de desarrollo agregó funciones de vibración háptica, que combinada con la gran variedad de escenarios y detalles, terminan por aportarnos la inmersión completa.

A su vez, la composición hecha por Howie Lee, se centra en darnos mezclas de música electrónica, lo cual aumentará la adrenalina en los combates y nos mantendrá absortos en cada enfrentamiento, luego usará fuertes toques percusivos en momentos de tensión. A su vez, el uso de instrumentos de Asia, en los parajes más bellos, sirven para trasmitirnos sosiego cuando no combatimos. En consecuencia, seremos transportados a un mundo en donde todo está tan bien sincronizado que nos sentiremos dentro de una producción de kung-fu, como si de una serie animada se tratase, de hecho, hay referencias al cine de artes marciales y a otras producciones cinematográficas.

Tú eres el maestro de kung-fu

Sifu definitivamente entra en la categoría de los beat ‘em up, o como a veces se traduce Yo contra el barrio, pues somos un luchador o luchadora (al principio del juego escogemos el sexo del personaje) que se enfrentará contra media ciudad para cumplir su cometido. Por lo tanto, básicamente, debemos aprendernos la combinación de botones y técnicas para arrasar todo a nuestro paso, se escucha fácil, pero no es tan sencillo. Me explico, una de las premisas de este juego nos recordará un poco a los soulslike: vas a morir, a morir demasiadas veces. La curva de dificultad asciende rápidamente; solo en el primer escenario crees entender de qué va y al poco tiempo te encontrarás con oleadas inagotables de enemigos o con mini-jefes que te darán dolores de cabeza y te asesinarán una y otra vez.

Por ende, es importante tomarte el tiempo de aprender a combatir bien a cada tipo de enemigos. Por ejemplo, esquivar el último ataque de un combo, reduce la velocidad del tiempo unos pocos segundos, o desviarlos (pulsar el botón de guardia justo antes de recibir un puño) hace que tu enemigo cancele su ataque por un momento, lo que te da una ventana para castigar a tu agresor. Asimismo, la interfaz también costa de tres barras principales:

  • Concentración: Te permite realizar una habilidad especial. Se activa un tiempo bala y puedes atacar lugares específicos de tu rival. Se carga atacando y esquivando.
  • Salud: Ya sabes de qué va esta, si se vacía te mueres. Puedes llenarla eliminando enemigos.
  • Equilibrio: Tu capacidad de aguantar golpes en guardia; una vez llena recibirás un golpe crítico. La puedes reducir esquivando ataques.

De igual manera, tu enemigo tiene estas dos últimas, así sabrás cuánto te falta para acabarlo y cuánto para romper su equilibrio, de hecho, si lo consigues, podrás realizar una ejecución y derrotarlo al instante (con una mayor bonificación de salud). Igualmente, cada vez que eliminas a uno te dan puntos de experiencia, canjeables por técnicas que te brindan mucha ventaja.

Algo bastante curioso es que cuando mueres tienes la oportunidad de revivir en el mismo lugar en el que caíste, frente a aquellos que acabaron de derribarte, sin embargo, te levantarás un año más viejo, pudiendo envejecer desde los 20 años hasta que tengas por encima de los 70, por lo tanto, veremos cómo nuestro héroe o heroína cambian con el tiempo. Es importante agregar, además, que cada 10 años, nuestra salud disminuirá y nuestro daño aumentará. —¿Eso quiere que puedo revivir 50 veces? —. No, cada vez que acaben contigo y resucites, aumentará un contador de muertes y empezarán a sumarse, es decir, si te han matado 5 veces, la siguiente vez que te levantes sumarás 6 años a tu edad y así sucesivamente. Entonces, si pereces luego de superar los 70 años, terminará la partida, perderás las técnicas aprendidas y deberás iniciar el nivel de nuevo.

Todo lo anterior suena desolador, ya que seguramente mueras varias veces antes de agarrarle el tiro a los combates y la idea de tener que empezar de nuevo asusta bastante. Sin embargo, hay ciertas ventajas a tener en cuenta, la primera es que todos los objetos que hayas coleccionado en tu partida quedarán para las siguientes, esto te permite tomar atajos cuando re-juegues escenarios, lo que te ahorra muertes. Ahora, si bien anteriormente mencioné que las técnicas aprendidas se pierden al morir, también es cierto que puedes gastar más puntos en una misma habilidad, así que, si aparte de desbloquearla, inviertes experiencia otras cinco veces en ella, la aprenderás para siempre. Igualmente, puedes iniciar desde cualquier nivel que hayas desbloqueado y jugarlo con la edad a la que hayas llegado a él. De la misma manera, encontrarás en los escenarios, pequeños altares con dragones de jade, los cuales te permiten crear un árbol de habilidades pasivas, que mejoran tu equilibrio, concentración o tu destreza con las armas (estas sí se pierden cuando la partida termina).

Muere, aprende y revive

La historia detrás de Sifu nos hará recordar las clásicas historias del cine de artes marciales, tan comunes hace décadas atrás, las cuales nos muestran el camino de un héroe y las adversidades para conseguir su objetivo, poniendo a prueba la mente y el espíritu. Al igual que en esas películas, la trama de Sifu no es nada que no se haya visto. Aunque, sí posee un gran macro-contexto que es contado entrelíneas cada vez que encontramos coleccionables y leemos, esto nos permite entender los motivos de los personajes y cómo se hila todo de forma única, además de la gran metáfora en torno a la vejez y la experiencia.

Si bien, Sifu es corto, su mecánica está centrada en jugar una y otra vez, entre cada intento y partida se nos pasará el tiempo. De hecho, a veces iniciaba mis partidas solo para enseñar de forma permanente algunas habilidades, otras veces para acortar la edad entre cada escenario y otras con la simple necesidad de ser mejor luchador. Es un juego con una estética bellísima y una jugabilidad desafiante, que sacará lo mejor de ti y te recompensará con esa sensación única de victoria cuando logras sobrepasar a cada jefe (también lo peor; no faltan los gritos cuando mueres por enésima vez frente al mismo enemigo). Por otro lado, el juego en un futuro incluirá niveles de dificultad, los cuales a mi parecer arruinarían la experiencia del mismo, pues la mecánica de re-jugabilidad está centrada precisamente en la gran dificultad que nos ofrece. En conclusión, este es el título que le hacía falta a los beat ‘em up, que renueva el género y logra poner, sin dudarlo, un nuevo paradigma a este tipo de juegos.

El 0.1 restante es por atreverse a ponerle modos de dificultad.

Hasta aquí la reseña querido aprendiz, antes de seguir tu camino respóndeme, ¿has probado Sifu? ¿Qué piensas de agregarle niveles de dificultad a este tipo de juegos? ¿Eres el guerrero Dragón? Déjame tus respuestas aquí abajo en los comentarios o en Facebook, Twitter e Instagram.

Calachoowie te dice, see you space cowboy…

2 comments

¡Nos encantaría saber qué piensas! Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: